2014-02-24 23:02 Real Madrid Por: Administrador

Los jugadores del Barça perdieron los papeles en Anoeta



Una información de Euskal Telebista, el canal autonómico vasco, ha desvelado el zafio comportamiento que tuvieron los jugadores del FC Barcelona en el túnel de vestuarios de Anoeta enfadados con el árbitro, Fernández Borbalán, por expulsar a su entrenador. Según dicha información, los jugadores del Barcelona sacaron a relucir sus valores y acorralaron, empujaron e insultaron al árbitro. Fernández Borbalán no hizo constar en el acta un incidente del que fueron testigos la práctica totalidad de jugadores de la Real Sociedad.

Los valores del Barça salieron a relucir también en San Sebastián. Según informa Euskal Telebista, los jugadores del Barça agredieron e insultaron al árbitro, Fernández Borbalán, en el túnel de vestuarios de Anoeta a raíz de su decisión de expulsar al entrenador, Gerardo Martíno, que durante la primera mitad insultó desde el banquillo visitante al segundo entrenador de la Real Sociedad, Txema Lumbreras, llamándole "pelotudo", según queda reflejado en el acta arbitral.



Según la versión de Euskal Telebista, los jugadores del Barcelona, molestos por la expulsión de su técnico, acorralaron al árbitro y le empujaron e insultaron gravemente. Agresión verbal y física al cuerpo arbitral. MIentras tanto, los jugadores de la Real Sociedad, que lo estaban presenciando en directo y no entendían nada, trataron de poner paz y separar a los jugadores del Barcelona del trío arbitral. La información ha sido ofrecida hoy por Euskal Telebista después de que el Diario Vasco informara acerca del pésimo mal perder de los jugadores del Barcelona y su entrenador, así como del delegado, Carles Naval, que se metió en el vestuario local para recriminarles lo bien que habían jugado: ''Disfrutad del momento, que ya la cagaréis con los otros. Por cierto os recuerdo que la final de Copa se juega el 16 de abril".

Curiosamente, Fernández Borbalán no registró nada de lo que denuncia ETB en el acta. ¿Miedo al Barça? Lo cierto es que el club azulgrana hace aguas por todas partes. Dimite su presidente, la Audiencia Nacional imputa al club, le obligan a pagar 13,5 millones de multa por irregularidades en el fichaje de Neymar y para acabarlo de arreglar su entrenador va insultando a los rivales y los jugadores acorralando, empujando y agrediendo al árbitro.

¿Valores? ¡Valores de vergüenza!




Deja tu Comentario