2014-07-07 19:07 Real Madrid Por: Administrador

El Real Madrid invita a Pablo Laso a abandonar el club



Sergio Marco

El final de temporada protagonizado por el equipo de baloncesto del Real Madrid ha generado un profundo malestar en la zona noble del club, especialmente en Florentino Pérez, que había depositado grandes esperanzas en este proyecto que se ha venido abajo de forma lamentable después de un inicio de temporada excepcional.



Florentino puso en manos de Pablo Laso una plantilla de película, con todos los puestos doblados por jugadores de altísimo nivel. Las perspectivas eran excelentes y el equipo blanco protagonizó unos primeros meses de temporada fantásticos, batiendo todos los récords y ganando la Supercopa y la Copa del Rey al Barcelona. El equipo contaba sus partidos con victorias en España y con una racha espectacular en Europa. Parecía un equipo invencible. Sin embargo, llegó la Final Four. Paliza tremenda al Barcelona por 38 puntos que ilusionó al madridismo en la semifinal. Sin embargo, el equipo falló en la final ante el Maccabi por segundo año consecutivo y ahí empezó una cuesta abajo inadmisible que culminó con la pérdida de la Liga ACB ante el Barcelona a pesar de tener el factor pista a favor. Florentino Pérez no entiende que un equipo penoso como el Barcelona, que ha estado toda la temporada dando tumbos, haya podido liquidar en cuatro partidos al Real Madrid, que cuenta con el presupuesto más alto de la ACB.

Existe en los despachos del club la creencia generalizada de que Laso no está capacitado para llevar esta nave a buen puerto. Y se le echa en cara su obsesión por ganarlo todo en la primera mitad de la temporada sin dosificar a su plantila y aceptando derrotas intrascendentes sin mayor relevancia. Laso lo quería ganar todo y se considera que quemó a sus jugadores sin aplicar las lógicas rotaciones que permitía una plantilla tan amplia como la que poseía. Tampoco entiende Florentino Pérez que Sergio Rodríguez, elegido mejor jugador de Europa en 2013, juegue tan pocos minutos. Unos demasiado quemados, otros demasiado frescos. Y en la plantilla, un ambiente que no era el ideal para afrontar los grandes retos.

Sin embargo, Laso renovó el pasado mes de noviembre, cuando el equipo rozaba la gloria, y tiene dos años más de contrato. La intención del club es pactar una salida airosa. De momento, las bajas de sus ayudantes Hugo López y Jota Cuspinera son una señal para el técnico de que si sigue, será sin sus hombres de confianza. Es, a fin de cuentas, una invitación a salir del club. Queda por ver si Laso lo aceptará por las buenas marchando a Vitoria para sustituir a Scariolo o se enrocará en su puesto, algo que parece difícil teniendo constancia de que ha perdido la confianza del club.



Lo más sorprendente de todo es que siga Juan Trapero, el preparador físico. Especialmente porque el problema del equipo blanco de baloncesto este año ha sido precisamente el preocupante bakón físico que le ha afectado en el tramo decisivo de la temporada.

Para liderar el nuevo proyecto blanco suena el griego Fotis Katsikaris, que tan buen recuerdo dejó en Bilbao. Aunque tampoco conviene descartar a Alejandro García Reneses, Aíto, el técnico con más experiencia del baloncesto español.


Deja tu Comentario