2012-01-30 23:01 Real Madrid Por: Administrador

Los jugones tienen en sus botas el fin de ciclo culé



El fin de ciclo culé se acerca, el Real Madrid lo tiene a tiro de piedra. El recital blanco en el Camp Nou fue el presagio de que el Barça está tocado, situación que se amplió con el empate culé en el Madrigal del pasado sábado. Los azulgranas no pueden con un físico deteriorado, en el que una pésima planificación deportiva les está dejando bajo mínimos. En el Real Madrid ocurre todo lo contario. El equipo ha llegado pletórico al tramo más complicado de la temporada, donde se juega todo.

Este equipo se ha sobrepuesto a las críticas, a los rumores, y ha sabido mantenerse unido, algo que no ha sido fácil. En la últimas semanas el acoso y derribo ha sido brutal, pero el vestuario ha hecho oídos sordos y ha sabido mantenerse aliado en un momento crucial. La derrota en el Bernabéu fue una lección y un aviso para navegantes, algo que ha quedado retratado en los siguientes partidos de los blancos.



El Madrid ha apostado en los últimos encuentros por el toque, el juego, la verticalidad y la vertiginosidad. Todos al ataque, pero con criterio. Athletic, Barcelona y Zaragoza han sido víctimas de los madridistas, los cuales tiene que seguir siendo así de fiables en sus próximos duelos si no quiere dilapidar su renta. Tiene en su mano el campeonato liguero, y son los números uno en todas las quinielas para levantar la Champions League, junto al eterno rival, el Barça. Pero bien, en los últimos lances se ha podido ver como los azulgranas están sumidos en el caos. Su gran estrella, Messi, no aparece, nadie sabe nada de él, y su fútbol de toque y sobo del balón se pierde en el ostracismo de la lentitud de su juego. Esta temporada son muchos los equipos que le han cogido el punto. El Villarreal es el último ejemplo, pero otros ya supieron plantarle batalla anteriormente, como el Milán, el Getafe, la Real Sociedad, el Valencia o el propio Real Madrid. Precisamente estos dos últimos podrían acabar con todas sus esperanzas esta temporada. Lo madridistas les sacan una ventaja abismal en Liga, siete puntos, al comienzo de la segunda vuelta, cifra que parece imposible de lapidar, más sabiendo que los merengues solo han perdidos esos puntos en las veinte jornadas anteriores. El Valencia es el próximo rival azulgrana en las semifinales de Copa, y los chés tendrán el ejemplo madridista para jugar a los culés y apearles de la Copa.

Los merengues apelan a los jugones. Cristiano Ronaldo, Özil, Kaká, Benzema, Granero, están siendo los nombres propios de los últimos partidos de los madridistas, y eso que los blancos cuentan con importantes bajas como las de Khedira y Ángel Di María. El Madrid se ha sabido sobreponer a las dificultades, y en parte gracias a su entrenador,  al cual se ha intentado crucificar, pero él ha sido el responsable de crear este bloque y hacerle rodar. Los blancos tiene en su mano conseguir el título liguero y la Champions League, situación que serviría para olvidar el pasado y sentenciar al eterno rival en el ostracismo más absoluto, el del fin de ciclo. 


Deja tu Comentario