2013-01-27 23:01 FC Barcelona Por: Administrador

Los lloros de Osasuna son injustificados



Según el criterio de los colegiados, toda mano debe ser sancionada con una tarjeta amarilla. Cierto es que en la jugada del penalti Arribas ha cometido la infracción de manera voluntaria, pero Teixeira Vitienes le ha visto y ha tenido que expulsarle. Por lo tanto, la segunda cartulina es más fruto de la mala suerte que no de un mal arbitraje.

Resulta curioso que la jugada en la que se ha equivocado el linier, que ha significado el 3-1 con el gol de Pedro, no haya recibido ninguna queja. Dani Alves ha recibido un balón de Xavi en fuera de juego, pero los jugadores de Osasuna sólo han decidido quejarse del penalti por manos de Arribas.



Además, con un marcador tan contundente queda reflejada la diferencia entre ambos conjuntos. La expulsión puede haber condicionado el resultado, pero no ha sido por culpa de Teixeira Vitienes, que en esa acción concreta se ha limitado a aplicar el reglamento.


Deja tu Comentario