2011-08-01 16:08 FC Barcelona Por: Administrador

Los Núñez defienden su inocencia



La Audiencia de Barcelona ha condenado a seis años de prisión al constructor José Luis Núñez Clemente y su hijo Josep Lluis Núñez, además del asesor financiero de "Núñez y Navarro", Salvador Sánchez Guiu, por sobornar a inspectores de Hacienda a cambio de que hicieran la vista gorda en las inspecciones fiscales al grupo.

En un comunicado remitido hoy a Efe, el grupo "Núñez y Navarro" defiende la inocencia de estos tres condenados, a los que de forma cautelar se les ha retirado el pasaporte y se les obliga a comparecer cada quince días en el juzgado.



Subraya la nota que el grupo cumplía "fiel y lealmente" con sus obligaciones fiscales conforme a la legalidad vigente, sin necesitar "trato de favor de ningún funcionario público".

La sentencia del caso Hacienda, notificada la semana pasada, considera probado que los Núñez y Guiu sobornaron con donaciones valoradas en un millón de euros a los exinspectores Manuel Abella (condenado a 11 años) y Roger Bergua (a 9), lo que les permitió dejar de declarar más de 13 millones de euros.

En concreto, la sección novena de la Audiencia señala en su fallo que los Núñez y Guiu desarrollaron "una compleja práctica ilícita" basada en "artificios fiscales" y, para evitar ser descubiertos por Hacienda, se ganaron la voluntad de Abella y Bergua, a los que proporcionaron viviendas a precio muy por debajo de su valor de mercado, les dieron dinero en efectivo y les facilitaron las gestiones para lograr hipotecas ventajosas.



En el comunicado, el grupo "Núñez y Navarro" lamenta que la condena se fundamente en la actuación de estos dos inspectores y que el tribunal no haya tenido en cuenta que la actividad empresarial del grupo superó 282 inspecciones y comprobaciones realizadas por otros 47 inspectores y subinspectores diferentes de la Agencia Tributaria.

El grupo inmobiliario considera además que la sentencia incurre en un "gran error" al afirmar que los Núñez eludieron el pago de tributos, ya que la naturaleza de las operaciones analizadas "hacía referencia a un mecanismo para diferir temporalmente la tributación".

Según la sentencia, el grupo llevó a cabo "operaciones intragrupo", especialmente a través de la compraventa cruzada de inmuebles entre las muchas sociedades en las que está desagregada la empresa familiar, para así desplazar las plusvalías.

En cambio, "Núñez y Navarro" da por hecho que "todo el margen de beneficio ha sido puntualmente tributado e ingresadas sus cuotas resultantes". EFE

 


Deja tu Comentario