2015-01-07 18:01 FC Barcelona Por: Administrador

Los ocho pecados que los jugadores no perdonan a Luis Enrique




LOS DESCARTES MATINALES: Luis Enrique ha instaurado la norma de hacer las convocatorias el mismo día de partido. Cita a los jugadores por la mañana en la Ciutat Esportiva y da la lista. Los que quedan fuera, ya con el equipaje hecho por si acaso, no suelen quedar demasiado satisfechos. Creen que eso, al Lucho jugador, no le habría gustado nada.



AISLADOS DE LA PLANTILLA: El staff marca mucho las distancias con la plantilla. Según algunos jugadores, demasiado. Se quejan de que no hay apenas relación técnico-futbolistas y que la poca que existe es fría.

FALTA DE DIÁLOGO TÁCTICO: Los jugadores suelen enterarse de la alineación una hora y media antes del partido. Algunos no entienden no saberlo antes para preparar mejor el encuentro. De hecho, hay quejas 'sotto vocce' porque no se ensaya el once inicial en los días previos a los partidos, incluso cuando hay muchos cambios de nombres y ni siquiera cuando hay variaciones importantes en el sistema.

OBSESIÓN POR LA PRENSA: Luis Enrique está obsesionado por que no haya filtraciones de lo que pasa en los entrenamientos, en las concentraciones y en los viajes del equipo. El técnico asturiano desea 'bunkerizar' al máximo su trabajo, lo que le lleva incluso a no probar en los entrenamientos según qué innovaciones tácticas para que nadie pueda filtrarlas. Eso, según los jugadores, va en contra del equipo porque la prensa no se entera pero ellos, tampoco.



INFINIDAD DE CAMBIOS: Luis Enrique no ha repetido alineación en los 25 partidos oficiales que llevamos en esta temporada. Algo que los técnicos consideran vital para no desgastar al equipo y también para fomentar la competitividad y que nadie caiga en la relajación de sentirse titular fijo. Sin embargo, hay jugadores que consideran que eso va contra la lógica, especialmente cuando en el equipo se introducen muchos cambios de un partido al siguiente.

PULSO CON PESOS PESADOS: A Luis Enrique no le tiembla el pulso para sentar cracks y eso se ha visto con Messi y al principio con Xavi y Piqué. Situaciones que, obviamente, han generado tensión en el vestuario.

DESCONFIANZA EN EL PSICÓLOGO: Vital para Luis Enrique, hay bastantes jugadores que desconfían de la figura de este profesional, hasta el punto de verle más al servicio del técnico que del equipo.

MENOS TIEMPO PARA PATROCINIOS: Con Luis Enrique se ha acortado el tiempo para anuncios y sponsors, lo que conlleva conflictos a la plantilla.


Deja tu Comentario