2015-07-12 12:07 Real Madrid Por: Administrador

Los padres de Casillas cargan contra Florentino en su adiós



Álvaro Villaverde

Todo el mundo sabe que Iker Casillas no era santo de la devoción de Florentino Pérez. El máximo mandatario del Real Madrid,siempre polémico con lo referente a los mitos del Real como Raúl o Iker, ha sido el objeto de las críticas de los progenitores de un Casillas el cual, en sus propias palabras, se merecía un equipo más consolidado que el Oporto, "que es de Segunda B". 



Es por ello que cuando se les recuerda a Jose Luis y a Mari Carmen las críticas que ha sufrido su hijo en los últimos tiempos por parte del Bernabéu, estos afirman que no ha sido como nos lo han explicado los medios. "Eso no ha sido así. Esa campaña de desprestigio la ha orquestado Florentino con el apoyo de varios periodistas y medios que llevan dándole palos desde 2010. Claro, si te pitan 1.000 tíos en el Bernabéu y tú le pides a tus amigos que los enfoquen y que suban el volumen así puedes vender que no es querido. Pero eso no es cierto. Ha sido una campaña de acoso y derribo y yo la he sufrido como padre. Me parece un delito lo que han hecho en algún programa contra él. Porque Cristiano y Bale también han cometido errores y no le han dado tanta caña. Lo que no soporto es ver que algunos periodistas que se han metido con él estos años ahora le hagan la pelota para lograr una entrevista".

Y es que según los padres de Casillas, a Florentino sólo le interesa vender camisetas y los futbolistas que él mismo compra. "Florentino sólo quiere lo que él compra. Si resulta que fichas a Bale y vende menos camisetas que mi hijo pues tiene que hacer lo posible para que la afición quiera más a su producto que al otro. Casillas siempre ha sido un icono del madridismo y hay que desprestigiarle para que otros puedan ser más queridos. A eso lo llama él márketing".

Pero todo viene de hace mucho tiempo, del año 2005. "Nos dimos cuenta desde que le tocó hacer su primer gran contrato en 2005. En vez de renovarle un par de años antes como quiere hacer con Ramos esperó hasta que el contrato estaba a punto de expirar. Le dije: 'Si tu jefe ha esperado hasta el último día para renovarte es que no te quiere'-rememora su madre".



Aquella primera renovación fue tensa. "Su representante, Ginés Carvajal, nos decía que el presidente sólo estaba dispuesto a darnos una cantidad y nosotros nos negábamos a ello. Nuestro hijo tenía miedo a quedarse sin nada pero le convencimos de que tenía que esperar. Por aquel entonces nos hacía caso y al final acabamos sacándole 200 millones más limpios al presidente. Iker era un galáctico más y no queríamos que cobrase menos que Roberto Carlos. Mi hijo se cabreó con Carvajal porque él solo pensaba en Raúl y no hizo nada para conseguir mejores condiciones. Yo lo veía normal porque al final los representantes trabajan para el club. Si son capaces de ahorrarle algo al presi, eso es lo que se reparten a medias", afirma Mari Carmen.

Sin embargo, uno que sí ha sabido valorar a su hijo ha sido Ramón Calderón, para el cual sólo tienen palabras de elogio. "Ha sido un señor, no como Florentino que no ha tenido gestos con nosotros ni con mi hijo. Decidió renovarle a Iker a pesar de que le quedaban tres años del contrato que firmó con Florentino. Calderón le dijo que se lo merecía y le dio 1.500 millones de pesetas. Le preguntó a mi hijo que cuánto quería cobrar, nos pidió consejo y le dijimos que ni una peseta menos que Raúl. Y así fue. Carvajal no hizo nada".

Tanto Calderón como Fernando Sanz sí han tratado bien a Iker, pero Florentino no, afirmas sus progenitores. "En las etapas de Lorenzo Sanz y Calderón sí, pero con Florentino no. Este presidente nunca le ha querido porque es bajito. A él le gustan los altos. Él siempre estaba obsesionado con traer a Buffon. Mi Iker ha aguantado lo que no está escrito, ha soportado una presión psicológica, se le ha dado un trato diferente a otros jugadores. Se le ha vilipendiado estos cinco años. Ha sido todo muy injusto y le ha pasado factura a nivel anímico", destaca su madre.

Ahora están con la mosca detrás de la oreja porque su hijo se va al Oporto, un club de Segunda B según sus palabras. "¿El Oporto? Por Dios. Pero si cuando salió que estaba buscando casa en Roma le llamé y le dije pero Iker qué haces. Tú no te vas. Así que imagínate al Oporto. Es un equipo de segunda B para una persona de la categoría de Iker. Un campeón del mundo no puede acabar en el Oporto. Podría haber acabado donde quisiese y no me habría importado que hubiese sido en el Barça porque son unos señores. Le han mandado a una vaporeta en vez de a una máquina de vapor". 

Pero Jose Luis sale al quite y trata de no enervar a la afición portuguesa. "Bueno Carmen. No digas eso de segunda B, porque al Oporto le respeto. Es cierto que Iker se merecía un Manchester United, un PSG...pero no se puede decir eso. Si me escuchase yo le hubiese recomendado que hubiese terminado su contrato en el Madrid. Y si no te quieren que te despidan improcedentemente. Pero claro el Madrid lo que persigue con esta fórmula es ahorrarse 25 millones de euros netos de finiquito".

 




Deja tu Comentario