Los pelotas de Mourinho y el chiste de Sport