2012-04-02 19:04 FC Barcelona Por: Administrador

Los radicales de Osasuna se comportan como el Real Madrid



Tan penoso fue el espectáculo de Pamplona como el que puede verse en el Bernabéu partido tras partido con cánticos ofensivos e insultos al Barça, a sus jugadores y técnicos y a Catalunya en general sin venir a cuento, porque no está allí el Barça. Es la expresión de un complejo de inferioridad que tiene que ver con la hegemonía del Barça en el fútbol mundial en los últimos años. Tan penoso es que se niegue a unos aficionados lucir sus banderas en Pamplona como que se niegue a los seguidores  barcelonistas a hacer lo mismo en el Bernabéu con motivo de la final de Copa.

Una diferencia separa a ambas situaciones. Mientras que los hechos de Pamplona fueron protagonizados por radicales ultra con muy poco sentido común, el veto al Barcelona y el desprecio a la final de una competición que lleva el nombre del Rey de España fue dirigido por el presidente del Real Madrid y su propia directiva. Tan feo fue lo de Pamplona como el "aquí no" dell madridismo a una final de Copa Barça-Athletic. El canguelo y el cágómetro que se ha instalado en el Real Madrid llega a estos extremos. Y el ya olvidado señorío blanco se resiente.



Ayer Frederic Hermel decía en Punto Pelota que "no es de extrañar porque en este campo se sacan banderas de ETA". Habría que recordarle a este miembro de la Central Lechera que en su querido Bernabéu se exhiben banderas con la aguilucho nazi del antiguo régimen. No se debe haber dado cuenta, quizá su fijación con el Barcelona le ha impedido descubrirlo.

Desde aquí reclamamos fair play en todos los campos, todos. Y nos unimos a la repulsa de actos incívicos vengan de donde vengan. También cuando vienen del Bernabéu y sus despachos.


Deja tu Comentario