2015-11-04 18:11 Real Madrid Por: Administrador

Los tres pecados de CR7 que no perdona Florentino



Sergio Marco

Cristiano Ronaldo cometió ayer tres pecados capitales al margen de su pobre actuación sobre el terreno de juego que fue recriminada por el Bernabéu con silbidos.



1.-Declaraciones que no vienen a cuento. Ayer vieron la luz en la revista alemana Kickers unas declaraciones de Cristiano Ronaldo en la que venía a asegurar que su futuro podría estar lejos del Real Madrid el año que viene. "Por qué no?", decía. Florentino Pérez le preguntó antes de iniciarse el Real Madrid-PSG que por qué había dicho eso. Y él, a la cara y luego de lejos, le respondió que no había dicho eso, que lo que habia dicho era diferente. De ser eso cierto, Cristiano tuvo una extraordinaria oportunidad al final del partido para aclarar el tema ante los cientos de periodistas que esperaban en la zona mixta. Pero no lo hizo y prefirió dejar la incógnita sobrevolando el Bernabéu.

2.-La conversación privada con Blanc ante 80.000 personas y las cámaras. Ha trascendido que lo que Cristiano Ronaldo le dijo a Blanc no fue más que una felicitación por el excelente juego desarrollado por su equipo. Pero estaba de más. No era el momento ni el lugar. Y tapándose la boca, como si lo que le estaba diciendo fuera inconfesable. Si quería generar debate y equívocos lo consiguió.

3.-El gesto cariñoso, con guiño incluido, a Nasser Al-Khelaifi delante de todos los periodistas al pasar por la zona mixta. También estaba de más. ¿Qué necesidad tenía de demostrarle al mundo que conoce al presidente del PSG y es su amigo?



Cristiano Ronaldo tuvo ayer un mal día. Seguramente la reprimenda del presidente y los silbidos del Bernabéu le llevaron a reaccionar de una manera infantil que en nada beneficia a la buena marcha del equipo. Su juego no fue para tirar cohetes y los dos numeritos con Blanc y Al-Khelaifi estaban de más. Si los hizo es porque quería que se vieran. ¿Con qué objetivo? ¿Generar celos en el madridismo y ponerle interrogantes a su futuro? Antes del partido recibió un aviso del presidente. Después del partido había hecho méritos para que el propio presidente estuviera aún más molesto. Florentino Pérez se lo dijo un día bien claro: "Si no quieres seguir en el Bernabéu, trae el dinero de tu cláusula y puedes irte cuando quieras".


Deja tu Comentario