2016-01-07 23:01 Real Madrid Por: Administrador

Los valores del Barça han caído muy bajos con Luis Suárez



"Yo tengo dos títulos...¿vos cuántos tenéis?". "Sois malísimos, ¡a Segunda!". "Venga, juega... ¿pero sabes jugar?". Tres frases captadas por las cámaras de televisión salidas de la boca de Luis Suárez durante el partido que anoche disputó el FC Barcelona con el Espanyol en el Camp Nou. Tres frases que retratan a quien las pronuncia. Tres frases que dejan en entredicho los famosos "valors" de los que presume el Barça y que hace muchos años brillan por su ausencia. Luego, en el túnel de vestuarios, vendría la guinda: "sois desecho". Lamentable. Florentino Pérez estuvo a punto de fichar a Luis Suárez hace dos años. Se lo ofrecieron cuando el Liverpool se lo quiso sacar de encima y durante unas semanas estuvo valorando su contratación. Finalmente la descartó por su faceta humana. Al Barcelona, en cambio, no le importó pagar 87 millones por un tipo que va mordiendo a sus rivales (lo ha hecho ya tres veces) y que además recibió de la FIFA una sanción ejemplar por su indeseable comportamiento. Y desde Barcelona pretendieron vendernos la moto de que vestido de azulgrana había cambiado y se había convertido en un futbolista ejemplar. En todo un angelito. Sin embargo, dice el refrán que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y no ha tardado mucho en salir el verdadero Luis Suárez, el futbolista pendenciero, provocador y faltón que recurre a las artimañas sucias para amedrentar a sus rivales. Su recital de provocaciones a los jugadores del Espanyol le deja retratado. Podrá marcar muchos goles, pero no podrá presumir de ser un deportista ni podrá ser puesto como ejemplo ante los niños. Y es que no puede ser un ejemplo alguien que salta al césped a provocar y a poner en práctica marrullerías para conseguir marcar goles. Lo de Suárez ante el Espanyol fue vergonzoso. Y lo peor es que no pasará nada. Algunos tienen bula, en España, para hacer cuanto les plaza, incluido humillar a sus rivales. Ni sabe perder ni sabe ganar. Y en el Barça no han sabido educarle. Aunque casi nos creemos que sí.

Deja tu Comentario