2014-07-10 18:07 FC Barcelona Por: Administrador

Luis Enrique "bunkeriza" el vestuario



La salida de Txema Corbella del Barça solo fue un aviso. Luis Enrique quiere a sus hombres de confianza en el vestuario y nadie más. El nuevo entrenador azulgrana quiere convertirlo en un búnker donde no se pueda filtrar nada ni haya nadie que pueda molestar a los jugadores.

Por ello, hay dos hombres de esos que siempre están que pueden ver cambiadas sus funciones en breve. El primero de ellos es el delegado Carles Navas, que dejaría de estar en contacto con el día a día de los jugadores aunque seguiría haciendo el resto de sus funciones, sobre todo las pertenecientes al día de partido.



Pepe Costa puede ser el otro afectado por la nueva política de puertas cerradas de Luis Enrique. El jefe de la oficina de atención al jugador ya no entrará en el vestuario aunque sí viajará con el equipo para asistir a los jugadores en lo que pueda.


Deja tu Comentario