2014-09-21 22:09 Real Madrid Por: Administrador

Luis Enrique se cansa del teatro del cuentista Neymar



Sergio Marco

Acababa de empezar la segunda mitad de Levante-FC Barcelona. Neymar forcejea con un defensa del Levante por un balón y cae al suelo. Y entonces empieza a retorcerse y a gritar como un desalmado. Parecía que estábamos ante una lesión más que grave, gravísima. Alguien incluso lllegó a temer por su vida ante los lamentos que profería el jugador, que parecía que, como mínimo, se había roto algo.



Luis Enrique no se lo pensó dos veces y ante la gravedad de los lamentos del jugador tomó la determinación de sacarle inmediatamente del campo y poner a Sandro en su lugar. Mientras eso sucedía en la posición del banquillo, en el otro extremo del campo Neymar, acompañado por el doctor Pruna, se disponía a regresar al terreno de juego una vez concluido el numerito teatral. Sin embargo, ya era tarde, Luis Enrique había decidido sustituirle sin escuchar la versión médica. Le bastó ver cómo se retorcía sobre el césped. Y Neymar no pudo ocultar su disgusto. A fin de cuentas no le pasaba nada, era puro teatro, y se molestó por ser sustituido.

El técnico del Barcelona ha querido pararle así los pues a Neymar, un jugador con el que no consigue conectar. Y le ha venido a decir que no quiere teatro en su equipo, el teatro que ha sido habitual en el Barcelona en los últimos años. La cara de Neymar al verse sustituido fue todo un poema. Pero se lo ganó a pulso con su cuento chino. Luis Enrique le ha llamado la atención a su estrella en el pulso particular que ambos se han lanzado y que promete sacar muchas chispas. Lo que ha sucedido en el campo del Levante no es más que un nuevo capítulo en una historia que promete emociones fuertes.


Deja tu Comentario