2015-08-27 11:08 FC Barcelona Por: Administrador

Luis Enrique declara la guerra a los periodistas



Josep Camins

Primero fue Pep Guardiola, que con sus ganas de revisar las inercias y de demostrar su personalidad como entrenador decidió cerrar los entrenamientos a todo el mundo. El equipo pasó de entrenar en el campo de La Masía, donde muchos aficionados podían ver a sus ídolos entrenar, para irse hasta San Joan Despí, alejados de la 'civilización'. Además, Guardiola también cerró los entrenamientos a la prensa, a la que solo dejaba grabar los primeros 5 minutos o, a veces, ni eso.



La línea marcada por Guardiola tuvo su continuación con el malogrado Tito Vilanova y por el Tata Martino, que no se decidieron a cambiar los hábitos que impuso Pep. Hasta que llegó Luis Enrique. El asturiano sí que ha evolucionado en la relación entre medios y equipo, eso sí, de forma aún más negativa. Lucho ha ido un paso más allá en el secretismo del equipo y actualmente el club no informa, ni siquiera, de las lesiones de sus jugadores.

Incomprensiblemente, Luis Enrique ha cerrado con llave todos los entrenamientos del equipo y ha dejado de informar a sus aficionados -los que le pagan el sueldo y animan en el Camp Nou- sobre el estado de sus jugadores. Un claro ejemplo fue la baja de Neymar por paperas, donde el club no informó hasta el día siguiente y porque en la web del club aparecían imágenes del entrenamiento sin el brasileño, lo que despertó las alarmas. 

Otro caso evidente fue el de las lesiones de Busquets y Alves en el partido ante el Athletic de Bilbao. Las principales fuentes de información fueron los compañeros de vestuario que salieron a zona mixta, ya que desde el club no se facilitó ninguna información oficial al respecto de la gravedad de la lesión. Eso si salen jugadores por zona mixta, otra de las costumbres cada vez más esporádicas, sobre todo cuando el partido no ha ido bien y los jugadores 'pasan' de los periodistas -y, por ende, de los aficionados.




Deja tu Comentario