2014-11-06 22:11 FC Barcelona Por: Administrador

Luis Enrique no le levanta el castigo a Gerard Piqué



Fede Peris

Los días de Gerard Piqué en el FC Barcelona parecen contados. Su situación en el vestuario empieza a ser más que incómoda y su relación con el entrenador se ha resentido tras las últimas decisiones técnicas en las que ha quedado excluido de la formación titular del Barcelona.



Luis Enrique está sosteniendo un pulso con Gerard Piqué. Sabe que no puede aflojar porque su prestigio entre la plantilla está en juego. No puede ceder porque el resto de los jugadores no se lo tomaría a bien. Piqué no está en forma y, además, no muestra la mejor actitud hacia sus compañeros cuando no está sobre el césped, como sucedió en Girona en la disputa de la Supercopa Catalana. El nulo interés por lo que pasaba en el césped desde su posición en el banquillo, su pasotismo y sus bromas cuando sus compañeros estaban lanzando los penaltis y su atención al móvil en el banquillo desentendiéndose de lo que sucedía sobre el césped han colmado el vaso de la paciencia de Luis Enrique, que ya desde su primer día al frente de la plantilla del FC Barcelona advirtió que no toleraria conductas de esta naturaleza.

A la actitud de Piqué se une su bajo rendimiento derivado de su falta de concentración, por lo que hará falta una transformación radical en todos los sentidos para que Piqué vuelva a ser el bastión de este equipo como sucedió en el pasado. Tal y como están las cosas, el futuro de Piqué a corto plazo parece más fuera del Camp Nou que dentro. A su favor sólo juega que Vermaelen, el fiasco contratado por Andoni Zubizarreta, deberá pasar por el quirófano. Seguramente sólo eso puede retenerle en el Barça.

Piqué no jugó en Ámsterdam de la misma manera que tampoco disputó un minuto en París. Luis Enrique ha perdido definitivamente la confianza en él.  Y eso que ha jugado 13 partidos oficiales. 3 de Champions League y 10 de Liga, aunque sólo en siete ocasiones ha salido  como titular.




Deja tu Comentario