2014-10-19 17:10 FC Barcelona Por: Administrador

Luis Enrique se comió el cambio de Messi



Fede Peris

Leo Messi le hizo una señal con la mano y los dedos de que estaba bien y no quería dejar el campo. Era el minuto 74 del FC Barcelona-Eibar y Luis Enrique le había propuesto el cambio. Pero Messi dijo que no. Munir acabó entrando por Neymar, un cambio que no estaba previsto y al que Luis Enrique se vio forzado ante la negativa de Leo Messi a abandonar el campo.



No es un problema de récords, que caerán cuando tengan que caer. Ni de Balones de Oro, porque Messi no tiene que enseñar nada ante el Eibar para demostrarle al mundo que es el mejor. Simplemente se encontraba bien, a gusto en el campo y estaba disfrutando. Luis Enrique no quería correr riesgos de cara al clásico, pero acabó aceptando. A Leo hay que tenerle contento. El problema sería que se borrara, pero Messi no es así. En su caso el problema es que quiere jugar demasiado y poniendo en riesgo su físico.

Las imágenes de TV3 son muy claras y explican el buen rollo con el que ambos resolvieron el conflicto. En La Sexta, la cadena que día tras día, vídeo tras vídeo, redacta la leyenda negra del Barça buscando carroña donde no la hay, le han buscado los tres pies al gato, como es su obligación dados los principios fundamentales que rigen sus movimientos. El clásico está a la vuelta de la esquina y se trata de enredar y desestabilizar al contrario. Y para La Sexta el contrario, claro está, es el Barça.

Es cierto que Luis Enrique quiso sustituir a Messi y éste se opuso. Tan cierto como que Luis Enrique está encantado de la actitud y de que Messi lo quiera jugar todo. Pero la anécdota servirá para que El Chringuito y Jugones empiecen a calentar el clásico desde su óptica blanca, blanquísima.




Deja tu Comentario