2016-04-15 14:04 FC Barcelona Por: Administrador

Luis Enrique se siente traicionado por Messi y Neymar



Luis Enrique está muy decepcionado con el rendimiento que han ofrecido en los últimos partidos Messi y Neymar. No son los únicos que juegan, pero son las estrellas del equipo, los mejor pagados y los que ejercen en liderezgo sobre el terreno de juego. El técnico entiende que ambos han arrastrado al resto de compañeros al abismo en estos últimos encuentros que han dejado al Barça fuera de Europa y cuestionando un dominio en la Liga que hasta hace tres semanas era aplastante. Luis Enrique y Messi, secundado por Neymar, tuvieron un desencuentro sonado en enero del pasado año en Anoeta, cuando el técnico dejó en el banquillo a ambos jugadores y el equipo salió derrotado. Hubo intercambio de palabras subidas de tono y un pacto final: "tú nos dejar hacer a nosotros y nosotros traeremos los títulos". El acuerdo funcionó. Luis Enrique no volvió a sentir la tentación de dejarlos en el banquillo y tampoco se atrevió a sustituirlos (sólo dos veces ha sentado a Neymar, ante el Málaga, a cuatro minutos del final para que fuera ovacionado por el Camp Nou, y a dos minutos del final en el Mundialito, al que llegó tocado).

El pacto secreto Luis Enrique-Messi

La respuesta de los jugadores fue inmediata liderando a un Barça irresistible que acabó consiguiendo el triplete y añadiendo la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubs a un palmarés espectacular. Nada cambió esta temporada, Luis Enrique ha mantenido su pacto, pero los dos cracks no le han respondido en el momento más inoportuno, cuando el Barça se está jugando la temporada. Ni Messi ni Neymar han estado a la altura de lo que se esperaba de ellos y no han ejercido de líderes, como se presume en el vestuario. De hecho se han sumergido en la mediocridad general del equipo y, además, le han reprochado al técnico alguna de sus decisiones en las alineaciones, como las de sentar a Jordi Alba, Rakitic e Iniesta en San Sebastián, o la de colocar de titular a Rafinha ante el Atlético. Y Luis Enrique se siente traicionado por Messi y por Neymar. Él ha cumplido con su parte del trato, pero los jugadores no han respondido a su compromiso con otro talante sobre el terreno de juego. Las estadísticas de Messi en el último partido ante el Atlético, en donde corrió un poco más que el portero Ter Stegen, hablan por sí solas.

Deja tu Comentario