2014-09-24 14:09 Real Madrid Por: Administrador

Luis Enrique tira la piedra y esconde la mano con Casillas



Sergio Marco

"En el caso de Casillas creo que hay tantos intereses escondidos que no me voy a pronunciar". Son palabras de Luis Enrique, entrenador del FC Barcelona, en su última rueda de prensa. No se va a pronunciar, pero se pronuncia y tira la piedra sobre supuestos intereses escondidos para esconder la mano aclarando que no quiere entrar.

Pero ha entrado. El entrenador del Barcelona no tiene ninguna necesidad de meterse en un terreno que no es el suyo, y menos puede y debe referirse a "intereses escondidos" sin aclarar a qué se refiere. Ya puestos, que los denuncie. Que diga lo que sabe en lugar de tratar de enredar en casa del vecino lanzando insidias que no se corresponden con la verdad.



Luis Enrique sigue escocido con el Real Madrid 25 años después de su marcha del club blanco. No perdona que el club no pusiera interés en renovarle ofreciéndole unas cantidades que en aquel momento se entendió que no debía pagarle. Y se fue al Barcelona en busca de venganza. Como futbolista y ahora como entrenador. Le puede el rencor, nunca ha ocultado su antimadridismo e incluso se ha avergonzado de los crómos de la época en los que aparece con la camiseta del Real Madrid. 

Pero de ahí a tratar de generar cizaña en el Real Madrid con insinuaciones sin base que sólo pretenden hacer daño, va un abismo. Madriditis pura. Ni el Barcelona ni Luis Enrique saben vivir sin tener presente al Real Madrid en sus oraciones.


Deja tu Comentario