2016-04-18 19:04 Opinión Por: Administrador

Luis Enrique, un vulgar aprendiz de Mourinho en los malos modos



Pedro Riaño Andan motivadísimos en la Caverna madridista. Quedan cinco jornadas, el Real Madrid está a un punto del Barça y del Atlético, sigue tercero, y están inquietos porque saben que el doblete está tan cerca como el nadete.  Necesitan neutralizar como sea esa ventaja para ganar audiencia. Y van a saco contra Luis Enrique. Hoy Josep Pedrerol ha mostrado su cinismo y su doble cara para tratar una misma situación según quién sea el protagonista. Luis Enrique se equivocó en la rueda de prensa de anoche. De hecho lleva año y medio equivocándose ante una prensa que ve como enemiga sin entender que tiene que ser su aliada. Y ha estado desagradable y maleducado con el compañero Víctor Malo del diario Gol. Sin embargo, admitiendo su error y su culpabilidad por su comportamiento zafio, sorprende que en Madrid clamen al cielo, se pongan las manos en la cabeza y se alarmen por el comportamiento de Luis Enrique.

Los atropellos de Mourinho

Josep Pedrerol ha dicho en Jugones: "¡Qué fea su respuesta! ¡Qué falta de respeto! Luis Enrique está sobrepasado". Y es curioso porque si en este mundo existe un entrenador que pueda llevarse la matrícula de honor cum laude en la asignatura de la mala educación ese es precisamente Jose Mourinho, el ídolo de Josep Pedrerol, a quien defendió y defendió a capa y espada justificando absolutamente todas sus meteduras de pata. Luis Enrique se equivocó. Se equivocó gravemente. Pero aún así, todavía no le ha metido el dedo en el ojo de forma cobarde, por la espalda y a traición a un colega, al que luego despreció diciendo no saber quien era. Y Luis Enrique todavía no ha cogido a un periodista y lo ha encerrado en un cuarto oscuro para, amparado en la ayuda numérica de tres personas más, coaccionarle, amenazarle y llamarle "periodista de mierda" intentando sonsacarle la fuente que le había filtrado una información. Eso, aunque no lo parezca, pasó con Mourinho. Y Josep Pedrerol, el que ahora se indigna con Luis Enrique, calló y sigue callando porque sus guiones son así y no entienden de razones. No lo dirá Pedrerol, pero la verdad es que Luis Enrique y sus muestras de chulería se quedan en un juego de niños comparado con las barbaridades que llegó a decir Mourinho como entrenador del Real Madrid y los actos cargados de mala educación que le definen como persona y como técnico.  

Deja tu Comentario