2011-03-17 10:03 FC Barcelona Por: Administrador

Luis Enrique y su forma de motivar a los jugadores



La culpa de la buena marcha del Barcelona B esta temporada en Segunda División, es cuarto con 47 puntos, tiene mucho que ver con el trabajo de su entrenador Luis Enrique. El asturiano ha sabido hacer de un equipo de chavales, un grupo compacto, fuerte y con una calidad más que destacada.

La unión en un vestuario es fundamental y Luis Enrique lo sabe, y por ese motivo fomenta la relación entre el grupo siempre que puede. El técnico del Barça B ya había decidido recompensarles con un almuerzo por las tres victorias consecutivas conseguidas en la Liga, pero el asturiano quería más y lanzó un nuevo reto a sus jugadores. El objetivo era lograr la cuarta victoria consecutiva, si lo hacían, les invitaba a una buena mariscada.

Dicho y hecho. El Barcelona B se impuso 4-0 al Gimnàstic de Tarragona y Luis Enrique tuvo que cumplir su palabra. Ambas partes salían ganando, ya que el entrenador asturiano logró el punto de motivación extra para que el Barça B siguiera en racha y los jugadores degustaron un manjar excelente.

Casa Castro fue el escenario elegido por Luis Enrique para cumplir con el reto que había lanzado días atrás a sus jugadores y concienciar a sus jugadores que no bajen los brazos, ya que pueden hacer historia dentro del filial blaugrana, convirtiéndose en el mejor equipo de la entidad blaugrana en Segunda División.

En la categoría de plata del fútbol español todavía restan 13 jornadas para llegar al término del campeonato y el entrenador del filial no quiere que nadie baje la guardia. Aunque el objetivo primordial de la salvación ya se ha conseguido, el entrenador quiere firmar un gran sprint final, parecido al de las dos temporadas anteriores. Sus equipos siempre han acabado las temporadas como un tiro.



Deja tu Comentario