2016-01-10 11:01 Real Madrid Por: Administrador

Luka Modric se la tenía guardada a Rafa Benítez



Unas horas han sido suficientes para salir de dudas. Florentino Pérez optó por la sustitución del entrenador porque así lo habían reclamado los jugadores del Real Madrid. No existía sintonía con Rafa Benítez, y Florentino Pérez, en contra de su voluntad, no tuvo más remedio que llevar a la práctica el relevo en el banquillo buscando en Zinedine Zidane la ilusión y una mejor prediposición entre sus jugadores. Luka Modric no lo podia haber expresado con más claridad:"Lo siento por Rafa y me gustaría darle las gracias por su trabajo, pero, siendo honestos y viendo el partido de hoy, creo que el cambio viene bien. Cuando se pierde siempre hay alguien que lo paga. Pero para ser honestos sólo hay que comparar este partido con los anteriores". Palabras contundentes de Modric que dejan al descubierto el divorcio que existía entre Rafa Benítez y la mayor parte del grupo de jugadores madridistas. Seguramente Benítez piensa que sus jugadores no fueron honestos con él y que si hoy no es entrenador del Real Madrid es porque ellos han decidido que así sea. Benítez dejó de ser la solución, como sostenía Florentino Pérez hasta hace muy pocos días, para convertirse en el problema. La solución ahora es Zinedine Zidane, aunque el problema latente sigue ahí, entre unos jugadores que saben que rebajando el grado de actitud e intensidad en el juego y presionando en los despachos pueden salirse con la suya y colocar en el banquillo del Bernabéu al entrenador que más prefieran. Florentino confía en que Zidane se haga respetar entre sus futbolistas y que la leyenda que arrastra consigo merezca la obediencia debida. Por el presidente no quedará. Zidane tiene plenos poderes para quitar y poner a quien haga falta en la plantilla. Los jugadores lo saben y se andarán con más cuidado en el futuro.

Deja tu Comentario