2011-09-07 18:09 FC Barcelona Por: Administrador

Mal "rollito" en el Madrid



Llegó José Mourinho al Santiago Bernabéu y todo eran elogios y predicciones sobre los años gloriosos venideros que les esperaba a los blancos. Aspiraban a todo y sin embargo únicamente se pudieron llevar una Copa del Rey que al menos les sirvió para salvar otra temporada en su color, en blanco.

Dados los malos resultados, Mourinho empezó  vender la moto de que sus segundas temporadas eran mejores. Y así fue como preparó a fondo a su equipo para arrebatarle el primer título de la temporada. El resto de la historia lo sabemos todos. Un Madrid impotnte creando una tangana monumental en el Camp Nou que acaba con la criaturada del entrenador merengue.



Ya en la temporada pasada silenció a Jorge Valdano haciendo que fuera destituido de su puesto. Esta temporada de momento no ha destituido a nadie pero ha silenciado el club en todos sus ámbitos, no sea que alguien se vaya de la lengua sobre lo que no debe trascender puertas para adentro.

Así consigue "Mou" hacer llegar el mensaje de que en su vestuario reina la paz y la armonía. Lo que no consigue el luso es convencer a nadie.

Primero fue Iker Casillas el que, valga la redundancia, sacó de sus casillas al técnico cuando el capitán llamó a Xavi para pedirle unas presuntas disculpas por lo ocurrido en el Camp Nou y sobre todo por las declaraciones posteriores en las que afirmaba que "uno del Barça que se habría tiorado, como siempre".



Ahora a "Mou" se le acumulan los problemas con sus paisanos. El último episodio es el "buen" rollo" que tienen los dos compañeros de selcción, Ricardo Carvalho y Pepe. Ambos jugadores ni se han mirado en el rentrenamiento de hoy y la relación que tienen no es precisamente buena, por no decir nula.

Parece que a José Mourinho le crecen los enanos en el vestuario. Lástima para él que sus pequeños no jueguen como los de Pep Guardiola, y en lugar de trabajar se dediquen a quejarse porque uno juega y el otro no, llegando al extremo de abandonar un entrenamiento o meter un dedo en el ojo a alguien por una simple rabieta.


Deja tu Comentario