2011-09-02 09:09 Real Madrid Por: Administrador

Malestar en la cantera del Real Madrid




Desde que Mourinho obligara a Florentino a hacerle jefe de operaciones en el Madrid sólo manda el portugués. Y más aún en el tema deportivo. De hecho, el luso controla hasta los movimientos en la cantera, de la cual también se ha autoproclamado jefe supremo, con lo que ello conlleva a la hora de tener la potestad y la última palabra para ver qué jugador llega, quién sale o qué técnicos son válidos según su forma de pensar.

Como Mourinho no se esconde, una de las primeras cosas que ha hecho como mandamás de la cantera blanca ha sido fichar a Mete Serdar, un lateral izquierdo nacido en 1994, del que ya tenía referencias puesto que llega procedente del Inter de Milán por expreso deseo del entrenador portugués. Un fichaje que, desde luego, ha caído como un jarro de agua fría entre los jugadores de la cantera del Real Madrid que ven de esta forma como ya desde abajo se les corta las alas con la llegada de futbolistas extranjeros. Esta es una práctica muy habitual en el primer equipo pero rara vez se había llevado a cabo en edad juvenil y menos a petición del técnico del primer equipo.

Una decisión, la de fichar a este juvenil de origen turco, que no ha gustado para nada a los chicos de la cantera blanca. Además, Serdar, que juega como lateral izquierdo podría llegar a entrenar con el primer equipo, ya que Mourinho le conoce, frenando con ello el ascenso de dos de los mejores laterales zurdos jóvenes de todo el fútbol español y que, de momento, juegan en el Real Madrid: Javier García-Noblejas y Diego Caballo, ambos internacionales por España en categorías inferiores.

El Real Madrid se ha puesto en manos de Mourinho y éste tiene toda la potestad para decidir. Sin embargo, decisiones como la de contratar un lateral zurdo turco desconocido no terminan de encajar con esa política que desde el club se vendió de tratar de tener en Valdebebas a los mejores jugadores de Madrid, como máxima prioridad, luego lo mejor que se pueda traer del resto de España y, por último, casi como valor residual, algún fichaje procedente del extranjero sólo si éste era considerado de un nivel fuera de lo normal. Si Serdar no rinde como se espera, igual algunos jugadores de gran proyección que juegan en su posición acaban haciendo las maletas antes de tiempo.


Deja tu Comentario