2012-01-22 10:01 FC Barcelona Por: Administrador

Malos tiempos para la Casa Blanca



El pisotón de Pepe ha hecho mucho más daño al Real Madrid que el que sintió Leo Messi cuando el luso clavó sus tacos en la parte superior de su mano. Aquel dolor fue momentáneo. El del madridismo, mientras ve como desde el club se ríen de la afición, es más duradero. Pocos son ya los que son fieles a la filosofía de José Mourinho y cada vez más lo que abren los ojos y se dan cuenta de lo que se llevan entre manos no lleva a ningún lado. La actitud de Pepe no ha hecho más que demostrar que los "pálidos" no tienen un rumbo definido y que su proyecto se tambalea como si fuera un castillo de los peores naipes de la baraja. Y es la actitud de Pepe mediante la que se identifica en este momento al Real Madrid en todos los rincones del mundo. Lejos de mejorar su imagen después del dedo en el ojo a Tito Vilanova nos ofrecen esta nueva y esperpéntica imagen. Ha sido peor el remedio que la enfermedad.

Por no hablar de lo que estuvo haciendo durante todo el partido. Tirándose delante de Cesc Fábregas y echándose las manos a la cara cuando el de Arenys ni le rozó. O las entradas desmesuradas a Sergio Busquets. Todo ello después de haberse llevado los dedos a la cabeza insinuando con el gesto que Leo Messi estaba loco en la ida de las semifinales de la Champions League de la temporada pasada. Patético.



Como decíamos, el equipo no juega a nada y en Liga es un misterio como pueden ir cinco puntos arriba. Tan inexplicable es que en el vestuario del Barça están tranquilos a sabiendas que es una distancia perfectamente remontable. No como en el del Madrid, que ven como les crecen los problemas. Una situación que está llevando a la plantilla blanca a una situación de ruptura total que va a ser muy difícil reparar.

Y es que existe cierto grupito en el vestuario al que les permite hacer de todo. Un grupo compuesto por gente muy "afín" al técnico portugués y que se está haciendo con el dominio de los privilegios de los que disponen los jugadores. De hecho, las informaciones publicadas en las últimas horas aseguran que cierto grupo de jugadores se sorprendieron y estuvieron molestos por la alineación que sacó José Mourinho en el clásico.

Molestos como la afición, que ve que el proyecto no han sido más que unos fuegos artificiales que deberán volver a comprarse la temporada que viene para seguir teniendo una ilusión que creer. Molestos también como la prensa de la "Central Lechera", que por fin se da cuenta de que se les ha vendido humo durante demasiado tiempo y ya sólo les queda arremeter contra el club del que tanto tiempo han defendido los intereses injustificadamente.




Deja tu Comentario