2013-03-07 14:03 FC Barcelona Por: Administrador

Manos arriba...¡Esto es un atraco!



Dijo en 2008 Alex Ferguson: "El Real Madrid, como club de Franco, conseguía lo que le daba la gana". Franco murió, pero la vida sigue igual. Como diría Cristiano Ronaldo, "robar, sólo robar". El atraco de Old Trafford le ha sacado los colores al prestigio del Real Madrid en toda Europa. Los comentarios críticos no se han hecho esperar, porque para nadie es un secreto que el Real Madrid sigue en la Champions League de manera fraudulenta.

Tantos años soportando la calumnia de Ovrebo, el árbitro que pitó un Chelsea-Barça en el que el Barcelona tiene tantos o más motivos para quejarse de su actuación, y ahora resulta que el Real Madrid va acumulando ovrebos de tres en tres: Undiano Mallenco, Pérez Lasa y Çakir... ¡en una semana! ¡Qué grande! La gran diferencia entre Ovrebo y estos tres es que cuando el Barcelona es presuntamente beneficiado, toca quejarse y denunciar un trato de favor. Cuando es el Real Madrid quien saca provecho de las decisiones arbitrales, toca mirar hacia otro lado y silbar, como si aquí no hubiera pasado.



La imagen que ilustra esta información recoge un nuevo penalti que ha pasado desapercibido hasta ahora. De Sergio Ramos a Welbeck. Acciones como ésta se repiten en el área del Madrid en TODOS los partidos. Cada corner, cada falta contra la portería blanca vienen precedidos de varios agarrones a los delanteros contrarios. Jamás se pitan. El Real Madrid tiene bula.

Lo más sorprendente es el tacto de las televisiones madridistas (todas las estatales que emiten para toda España) a la hora de resumir el atraco de Old Trafford. Las imágenes se quedan en la expulsión de Nani, el gol en fuera de juego del Manchester y el posible derribo de Ramos a Evra. En los resúmenes no han aparecido nunca ni la criminal entrada de Arbeloa sobre Nani previa a la expulsion de éste, ni las dos manos dentro del área de Khedira y Ramos ni el agarrón que ilustra esta noticia. El nacionalmadridismo impera en España de forma autoritaria. El españolito de a pie sólo tiene derecho a ver lo que Florentino Pérez desea que se vea.

Y la vida sigue igual. Franco ha muerto, pero los atracos siguen su curso.




Deja tu Comentario