2011-12-24 18:12 Real Madrid Por: Administrador

Mariano Rajoy, madridista convencido



En realidad no debería ser así. Si realmente no existe un complot antimadridista, no debería tener la menor relevancia que el Presidente sea del mejor club de la historia, el Real Madrid. Al menos de eso han predicado en la caverna mediática catalana durante estos ocho años de mandato zapaterista, o lo que es lo mismo, barcelonista. Pero de eso ya no se acuerdan los culés. De que el anterior Presidente del Gobierno era del Barça no se acuerda nadie en ese "país pequeñito de ahí arriba", y de que ha coincidido con el periodo más glorioso para ello tampoco.

De lo que sí se acuerdan es de que Rajoy es del Madrid. Eso sí se han encargado de dejarlo claro. ¿Será porqué prevén una época demasiado blanca de títulos y de colores? El caso es que ya están denunciando que en España manda un madridista. Como si fuera un hecho remarcable o grave. Nada tiene que ver el color del gobierno con el equipo que mande en los terrenos de juego, o por lo menos es lo que han predicado ellos durante estos últimos años. Unos años en los que ha sido evidente el favoritismo al equipo catalán en todos los ámbitos, viéndose beneficiado principalmente el equipo sobre el césped. Penaltis injustos, goles en fuera de juego o expulsiones injustificadas a favor del Barcelona son sólo algunos ejemplos de lo que hemos estado viendo durante esta década.



Pero por fin eso se ha acabado. Llega la era de la normalidad, de la objetividad en los arbitrajes y re arbitrajes de partidos. La era en la que se verán las penurias del Barcelona cuando éste no reciba los favores del pasado. Se acabaron los amiguetes del barcelonismo y es que no queda ni un político del Barça. El Gobierno estará formado ahora por nueve madridistas, un colchonero, un perico y un seguidor de Las Palmas. Se acabaron las injusticias.


Deja tu Comentario