2014-05-27 16:05 FC Barcelona Por: Administrador

Marquinhos no es mejor futbolista que Dani Alves



Joan Tubau

Marquinhos, el hombre elegido por Zubizarreta para reforzar la plantilla del FC Barcelona en la posición de central, tiene un gran porvenir por delante. Acaba de cumplir 20 años y promete mucho. Pero a día de hoy su cotización está muy por debajo de Dani Alves. El central del París Saint Germain, al que el club francés quiere sacarse de encima para hacer hueco a David Luiz, que será junto a Thiago Silva su central titular, ni siquiera ha sido convocado por Luis Filipe Scolari para formar parte de la selección brasileña que afrontará el Mundial en casa dentro de dos semanas.



Curiosamente, el FC Barcelona está dispuesto a pagar 20 millones por el futbolista brasileño incorporando en la operación a Dani Alves, que sí será titular con Brasil en el Mundial y que en la elección del último Balón de Oro fue nombrado por la FIFA el mejor lateral del mundo durante 2013. No parece, pues, una buena operación regalar a Dani Alves, en la cresta de la ola, pagando además 20 millones por una promesa.

Ya está bien que Zubizarreta busque jóvenes talentos en el mercado, pero no a costa de regalar el patrimonio del club. Una cosa es colocar a Alves en el mercado y otra bien diferente malvenderlo. Esta operación confirma que Zubizarreta compra caro y vende barato. Aunque, más que vender, parece que regale. En el PSG se frotan las manos: se quedan con el mejor lateral derecho del mundo a cambio de una promesa y además ganan 20 millones.

Se entiende que la plana mayor de la directiva del FC Barcelona recele de Andoni Zubizarreta. Johan Cruyff dice que deben ser los profesionales los que tomen este tipo de decisiones, pero en este caso, por muy profesional que sea Zubizarreta, da la sensación de que el Barça consiente que le tomen el pelo.



Y la prueba la aporta Scolari. Llama para jugar el Mundial con Brasil a Maxwell, un defensa que no servía para el Barça, y a Henrique, el polémico fichaje de Txiki Begiristain que sólo llegó a jugar un partido con el Barça, y se olvida de Marquinhos. Las apuestas por las promesas no pueden ser del calibre de 20 millones más Alves. Si el París Saint Germain quiere a Alves, que pague su valor. No puede ser que el único que pague sus caprichos sea el Barça.

 


Deja tu Comentario