2014-05-08 20:05 FC Barcelona Por: Administrador

El Tata Martino no se irá gratis



Joan Tubau

Ni Gerardo Martino desea continuar en el FC Barcelona el próximo año ni la directiva cree que sea él el técnico adecuado para liderar el cambio de ciclo. Superado por el entorno, las críticas y la necesidad de abordar una transformación a fondo de la plantilla, Martino prefiere hacer las maletas y largarse con su música a otra parte, pase lo que pase en este final de Liga. Bien es cierto que para tomar esa decisión ha visto detalles en el club que no le han gustado, no se ha sentido respaldado por los de arriba en momentos importantes y ha optado por hacerle un "favor" a la directiva y presentar su renuncia, pero pactada, lo que quiere decir que Martino se irá por la puerta grande, con todos los honores, sin pronunciar una palabra más alta que la otra y cobrando los cinco millones de euros que tiene contemplados para una situación como ésta y que es algo más de lo que percibe como salario anualmente.



Martino no ha conseguido integrarse en su entorno. No ha logrado ser un VIP de la sociedad civil barcelonesa. Y en el plano deportivo se ha puesto en manos de los líderes del equipo y ha fiado su suerte a ellos: Xavi, Iniesta, Cesc y Piqué, llegando incluso a subordinar sus ideas en la pizarra a lo que ellos le dictaban en el campo. "El estilo es innegociable", le decían. Y como Martino no pudo negociar el estilo a su manera, no ha encontrado mejor salida que abandonar.

En el club, por su parte, la directiva no está satisfecha de cómo ha gestionado la plantilla Martino. Ni la actitud de los jugadores ha sido la adecuada en partidos decisivos, ni la situación física de la plantilla parece la más adecuada para afrontar tres competiciones con la intención de ganarlas. Por otra parte, acostumbrados a los vídeos, power points e infografías de Pep Guardiola y Tito Vilanova, los métodos rudimentarios que utiliza Martino han sonado a demodés. Y el tema de la cantera también juega en su contra. Ni teniendo un equipo de circunstancias por las lesiones se ha atrevido a recurrir a los chavales de filial, especialmente cuando la posición de central estaba descubierta y, teniendo la posibilidad de recurrir a Sergi Gómez, central titular de la selección Sub 21, no ha pendsado jamás en él como solución. Y Martino no lo ha hecho para no generar fricciones con los pesos pesados, que podrían sentirse ofendidos.

Tampoco le ayudó que abandonara el club de forma precipitada Sandro Rosell, el hombre que le fichó personalmente. Sin Rosell, Martino se ha sentido desprotegido, sin una voz autorizada que le defendiera. Finalmente, el Tata tampoco ha encontrado en Leo Messi la respuesta que esperaba, especialmente en los últimos partidos en los que el Barcelona se lo jugaba todo. Martino esperaba encontrarse con la mejor versión y predisposición de Messi, por aquello de ser rosarinos y paisanos, pero no respondió a la expectativas que el técnico depositó en él.



Son muchos detalles que, unidos, le han forzado a comunicar a la directiva que no iba a seguir, invitándola a alcanzar una solución pactada mientras daba luz verde para que buscaran a su sustituto. Lo que no imaginaba es que la negociación por su recambio se iba a telegrafiar. El adiós del Tata le costará al Barcelona 5 millones de euros que, unidos a los tres que costará fichar a Luis Enrique, elevan la partida del entrenador del primer equipo a 8 millones más la ficha que perciba Luis Enrique.




Deja tu Comentario