2017-04-06 18:04 Real Madrid Por: Administrador

Más trampas del Real Madrid en LaLiga del fraude



Fede Peris Ya lo dijo Diego Pablo Simeone hace dos veranos: "no puede ser que el Real Madrid gane una Liga en siete años. LaLiga está peligrosamente preparada para que la gane el Real Madrid". Y a base de trampas y de fraudes consentidos, el Real Madrid encabeza la tabla en una competición presidida por el fraude. Una vergüenza más a añadir a su oscuro y extenso historial de triunfos bajo sospecha. La última la ha protagonizado Álvaro Morata en una acción que recuerda al gol que años atrás se le concedió a Cristiano Ronaldo cuando lanzó una falta en Anoeta cuya trayectoria fue desviada por un defensor de la Real Sociedad acabando la pelota dentro de la portería. Cristiano Ronaldo necesitaba de ese gol para acabar la Liga como pichichi. Y lo tuvo. Ahora Álvaro Morata reclama un hat trick en Leganés cuando sólo marcó dos goles. Y también le han concedido el deseo.

Los árbitros ejercen de "conseguidores" del Real Madrid

Morata dijo anoche que "con el gol de Mantovani le he dicho al árbitro: "para dárselo a un jugador en propia puerta, dámelo a mí". Y se lo dio. Capricho concedido: el árbitro ha convertido el doblete de Morata en un hat trick por real decreto. Y al que no le guste, que se aguante. Y así funciona la Liga. Los árbitros deciden la autoría de los goles o, como sucedió con Casemiro en Eibar, enseñan tarjetas que luego se "olvidan" de reflejar en el acta. No es serio, pero es lo que hay en una competición presidida por el fraude en la que se permite al Real Madrid decidir las alineaciones de los equipos rivales cuando en ellos hay un jugador suyo cedido. Un fraude detrás de otro. Se entiende que en el Barça vean claro que sus posibilidades de revalidar el título de Liga sean mínimas, por no decir nulas. Si todo debe quedar resuelto en el Bernabéu, los árbitros se encargarán de buscar el final feliz para el Real Madrid. El hecho de que el arbitro designado para el clásico sea el mismo que no quiso ver el gol de Suárez en el Benito Villamarín a pesar de que la pelota entró en la portería más de medio metro, no es más que un aviso a navegantes de lo que puede suceder en el Bernabéu el día señalado para pasar por la piedra al Barça. Por lo civil o por lo criminal... como diría Eduardo Inda, el periodista de cabecera de Florentino Pérez con puesto asignado en el palco en donde se mueven todos los hilos del fraude del fútbol español.

Deja tu Comentario