2012-05-08 23:05 Real Madrid Por: Administrador

Máxima tensión entre Guardiola y Messi



Durante mucho tiempo hemos estado hablando del polvorín que se vivía en el vestuario del Fútbol Club Barcelona. Un cisma que ha acabado por sentenciar a Josep Guardiola, el cual ha decidido abandonar el club y poner punto y final a una de las épocas más doradas del Barça que acaba con el fin de ciclo y el advenimiento del Real Madrid. Se habló de la tensión entre Piqué y Guardiola, los malos rollos con Dani Alves, pero lo que se ha tapado durante mucho tiempo en Can Barça ha sido la fractura con el gran baluarte de la plantilla culé, Lionel Messi.

Según ha contado Pipi Estrada en el programa Punto Pelota de Intereconomía, el encontronazo entre Josep Guardiola y Lionel Messi tuvo lugar en el mes de noviembre, y ellos no fueron los protagonistas, sino Manel Estiarte y Jorge Horacio Messi, padre del futbolista. Un encontronazo en un viaje Champions que acabó por tensar la cuerda entre el delantero y el entrenador, hasta el punto que ambos dejaron de hablarse durante tres meses. Máxima tensión que hacía que la realción no avanzase, algo que acabó por erosionar a toda la plantilla.



Para Guardiola Manel Estiarte ha sido un puntal muy importante dentro del Fútbol Club Barcelona, uno de sus brazos dentro de la directiva culé, situación que no gustó a muchos de los futbolistas del Barça con los cuales no acabó de congeniar. El jefe de relaciones externas del Fútbol Club Barcelona forjó una situación límite que puso muchas más trabas a la continuidad de Guardiola y que termina ahora, como el tiempo del míster azulgrana en el banquillo del Camp Nou.

En su despedida hace escasos días, Guardiola fue claro, la decisión de abandonar el club estaba decidida desde noviembre, misma fecha en la que se produjo el encontronazo con Messi, situación que llevó a ambos a estar sin hablarse durante tres meses. Durante ese mismo periodo se produjeron varios roces con otros miembro de la plantilla azulgrana, entre ellos el de Gerard Piqué, situaciones que provocaron en el míster la decisión más dura desde que llegó al club azulgrana, abandonar, algo que comunicó a la directiva de inmediato. El cisma del vestuario y el rival que tenía enfrente le habían hecho caer. Guardiola decía adiós al Barça tras cuatro años en el primer equipo y cerrando una de las etapas más prosperas del equipo, la cual que ha acabado con el auténtico despropósito de un vestuario roto y fragmentado que será complicado de reconstruir.


Deja tu Comentario