2011-11-30 19:11 FC Barcelona Por: Administrador

Messi, 15 - Cristiano Ronaldo, 10



 

Con el gol que Messi anotó anoche, el argentino da caza con 16 goles a Cristiano Ronaldo en la lucha por el pichichi. Sin embargo, aunque las cifras reales sean de 16 tantos para uno y otro, el balance es mucho más favorable al jugador azulgrana, puesto que si descontamos los goles de penalty, Messi sumaría 15 tantos en su cuenta personal por tan sólo 10 del luso.



Así es, sin trampa ni cartón. El ‘7’ blanco ha anotado casi la mitad de sus tantos desde los 11 metros. Algo que no debe sorprendernos teniendo en cuenta que pocos segundos después de que hayan derribado a un compañero dentro o fuera del área, Cristiano ya tiene el balón en sus manos o incluso peor, ya se lo está colocando para disparar. La dictadura del portugués en los lanzamientos a balón parado es indiscutible, mientras que Messi cede el privilegio a jugadores como Villa o Xavi, que ya han anotado esta temporada a balón parado.

La calidad del que fuera pichichi de la pasada campaña es incuestionable, pero mientras él se hace dueño y señor del esférico en todo momento, Messi prefiere elaborar jugadas con sus compañeros. Ellos y su pasmosa calidad le permiten anotar tantos de ensueño que serán recordados durante generaciones. Por su parte, el individualismo y egoísmo de Cristiano queda patente desde el primer minuto. Si por él fuera, trataría de buscar cada fin de semana un gol olímpico desde el córner, aunque para su suerte es también buen rematador de cabeza, lo que le impide ser el que lance el saque de esquina.

Con todo, los números hablan por sí solos. Messi suma 15 goles de jugada, todos ellos de una belleza y plasticidad soberbia, mientras que Cristiano tan sólo suma 10 gracias a su individualismo y hegemonía en el cuadrilátero. Sin embargo, lo que importa al fin y al cabo es el equipo. Y con el egoísmo del luso el Real Madrid tan sólo ha sumado un título pese a haber invertido una millonada en él concretamente, mientras que el compañerismo y asociacionismo gratuito de Messi con sus compañeros se ha traducido en innumerables éxitos. He ahí la gran diferencia entre ambos jugadores, que uno juega para su club y por el amor al deporte rey y el otro para aumentar su fama y su riqueza. 



 


Deja tu Comentario