2013-12-22 10:12 FC Barcelona Por: Administrador

Messi acabará la temporada cobrando más que Cristiano Ronaldo



El incendio generado por las declaraciones de Leo Messi desde Argentina, criticando las palabras del vicepresidente Javier Faus, no impedirán que el club afronte su mejora de contrato en cuanto arranque el Año Nuevo. Es la intención del Barça, apuntada ya por Sandro Rosell durante su discurso de Navidad ante los medios de comunicación. “Estoy convencido de que Leo tiene que ser el mejor pagado del mundo, porque es el mejor jugador del mundo”, dijo el presidente. Un compromiso tácito a aumentar el salario del ‘10’ a lo largo de las próximas semanas.

De hecho, la declaración pública de Rosell responde a la intención que el presidente ya le trasladó en privado al argentino. “Cuando volváis de Argentina hablaremos de números”, le dijo el presidente al padre de Messi, Jorge, en su última conversación, hace varias semanas. 
Rosell se comprometió, de palabra, a sentarse a negociar las nuevas condiciones contractuales del jugador argentino pasadas las Navidades y a pesar de las duras declaraciones del jugador desde su país, en contra de Faus, el compromiso del presidente sigue en pie.



El presidente asumirá en persona las conversaciones y se ha comprometido a tomar las riendas del asunto. Las buenas relaciones existentes entre Rosell Messi facilitarán las negociaciones.

Antes de entrar en detalle sobre el nuevo contrato del jugador, Rosell deberá hacer un esfuerzo por enfriar el fuego cruzado entre Faus y el entorno de Messi. La contundencia del futbolista sorprendió en las oficinas del club, pero los responsables del Barça también son conscientes de que la polémica se irá apagando con el paso de los días.

Messi quiso marcar la línea con sus palabras sobre Faus. Ni el jugador ni su entorno quieren alimentar más la polémica ni avivar el fuego. Fue, ante todo, una respuesta a las palabras de Faus, exactamente diez días después de que el vicepresidente hubiera opinado que no había necesidad de mejorar el contrato del futbolista,  cuando aún no se había cumplido un año de su última renovación.



Messi se tomó su tiempo para digerir lo apuntado por Faus y le contestó con firmeza, en un mensaje que pretendió consolidar su posición y reivindicar su figura como parte básica del equipo que ha encumbrado al Barça como referencia internacional.

En las últimas conversaciones mantenidas entre Rosell y el entorno de Messi, el presidente trasladó un detalle importante en cuanto a la agenda del club: el ‘caso Messi’ se abordaría inmediatamente después de cerrar la renovación de Andrés Iniesta, el asunto que por entonces ocupaba al vicepresidente deportivo, Josep Maria Bartomeu, y al director deportivo, Andoni Zubizarreta.

Solucionada ya la ampliación del manchego, el Barça afrontará la mejora de Messi. Ninguna de las dos partes ha contemplado una ampliación de contrato, ya que se considera que el actual, vigente hasta el 30 de junio de 2018, cumple ampliamente las necesidades de ambas partes.

Rosell siempre se había mostrado partidario de no prolongar los contratos de los jugadores más allá del término de su mandato como presidente (2010-2016), pero tratándose de Messi, el club considera que la excepción es obligatoria. También con Andrés Iniesta se ha roto ese compromiso no escrito, al tratarse de otro jugador fundamental en el futuro deportivo de la entidad blaugrana. 


Deja tu Comentario