2014-11-22 23:11 FC Barcelona Por: Administrador

Messi bate el récord de Zarra con un hat trick y sin ayuda arbitral (5-1)



Joan Tubau

Leo Messi ha igualado, superado y dejado atrás el récord de goles de Zarra en el mejor escenario, entre los suyos, en donde se le quiere bien. No hubiera quedado lucido batir el récord en un escenario en donde se le insulta y no se le valora. Esta noche, en el Camp Nou, Leo Messi ha comprobado, por si tenía alguna duda, que se le quiere, se le respeta y se le admira. El Camp Nou se ha rendido ante él porque esta noche ha vivido un momento histórico. El momento en el que Messi se ha convertido en el máximo goleador de la historia de la Liga española superando los 251 goles de Zarra y marcando unos nuevos límites que parecen inalcanzables para el resto de mortales que no tienen la fortuna, como él, de haber sido tocado con rasgos divinos.



El primero ha llegado de falta. Golazo. El segundo también lo ha marcado el Barça, aunque ha sido Alba en propia puerta tras un despiste de Piqué. El uno a uno al inicio de la segunda mitad no auguraba nada bueno. Ya se intuía un Sevilla agazapado atrás defendiendo panza arriba el resultado. Pero allí estaba Neymar para proseguir con su racha goleadora apenas dos minutos más tarde aprovechando el lanzamiento de una falta de Xavi. El Sevilla no tuvo tiempo de disfrutar del empate, porque las tres flechas del ataque blaugrana no estaban dispuestas esta noche a sufrir ningún disgusto. Y una segunda parte que pudo convertirse en pesadilla acabó siendo un festival blaugrana.

En el minuto 64 Luis Suárez se inventa una ocasión de oro poniendo el balón en la cabeza de Rakitic para que fusiara el 3-1 en el minuto 64. Y Rakitic, como buen sevillista y agradecido a su pasado que siempre será, no lo celebró. El partido estaba ya resuelto. Era la hora de pensar en Messi. Lo tenían todos planeado. Hoy era el día del récord. Tocaba. En casa y ante un rival de entidad. Ya en la primera parte Suárez desperdició alguna ocasión buscando a Leo. Era la consigna. Y con el 3-1, más todavía. Un jugadón de Neymar en un contragolpe genial del Barça, con Messi avanzando por el centro, Suárez por la derecha y el brasileño por la izquierda, quiebra a la defensa sevillista y acaba cediendo a Messi para que anote su segundo gol batiendo así el récord de Zarra. El nombre de Messi resonaba en un Camp Nou entregado a su héroe y disfrutando de una noche histórica. Y los compañeros de Messi se la tenían guardada, mantearon al argentino sobre el césped para mostrarle que también ellos compartían su felicidad.

Era el 4-1. Pero Messi no tenía suficiente. En un día tan especial como el de esta noche, quería llevarse el balón a casa como recuerdo. Le faltaba un gol para el hat trick y ganarse el derecho de llevarse el souvenir. Y lo logró cinco minutos más tarde en un tanto de verdadero maestro batiendo a Beto por raso y por el único lugar por donde podía entrar la pelota.



5-1, hat trick de Messi y récord,  buenas sensaciones y la constatación de que este tridente va a hacer mucho daño. Hoy era el día de Leo. El día de celebrar goles de verdad. Sin penaltis, sin situaciones sospechosas. El récord de Messi es legal, se lo ha ganado con el sudor de su frente. Pudo haber llegado antes si le hubieran señalado al Barcelona todos los penaltis que le han hecho y no le han pitado en los últimos años. Pero ha valido la pena esperar y confirmar que Messi está enchufado, que Neymar mantiene su progresión ascendente y que Luis Suárez es un primer espada digno de sus dos compañeros de ataque. Todavía no ha estrenado su cuenta goleadora, pero su aportación al equipo es enorme. Tienen que ir a más y cuando jueguen con los ojos cerrados harán del Barça un equipo invencible.

Hoy han pasado por la piedra al Sevilla, un rival incómodo siempre en el Camp Nou. Vendrán más fiestas. ¡Enhorabuena, Leo! ¡Y que siga la fiesta!


Deja tu Comentario