2012-03-21 22:03 FC Barcelona Por: Administrador

Messi-Cristiano: golazos contra golitos




El valor de Messi no está en los goles que mete (el que más), sino en las formas, en cómo los consigue. El valor de Messi no se puede limitar a sus registros goleadores. Hay que medirle por su contribución al juego de su equipo, por su participación en las acciones ofensivas de sus compañeros, por su incidencia en los goles del Barcelona... Por eso a Leo Messi no se le puede valorar por su goles. Cualquiera puede meter muchos goles. Lo que cualquiera no puede hacer es inventarse las jugadas que piensa y ejecuta Leo. No es el qué sino el cómo.
 
Leo no pierde el tiempo acumulando goles porque sí. No es su obsesión. Salta al campo a inventar, a innovar, a aportar algo nuevo al fútbol, a poner a prueba los límites de su imaginación. Y lo consigue marcando y dando goles. Es el pichichi de la Liga, también de la Champions League. Lo fue de la Supercopa de España y Europa  y del Mundial de Clubs y pretende también serlo de la Copa. Y para no ello no necesita que los árbitros se lo pongan fácil pitándole penaltis a su equipo. Leo ni necesita ni entiende de ventajas. A pelo, porque es el mejor. Y lo demuestra con golazos, uno detrás de otro. De cada diez goles uno le sale normalito. A su competidor, de cada diez goles le sale uno estupendo. Esa es la diferencia entre un futbolista majestuoso e irrepetible y otro que simplemente es buenísimo. Sólo eso.
 
Messi está de celebración. No por volver a encabezar el pichichi, que eso lo tiene ya muy superado, sino por entrar en la historia del Barça como el máximo goleador en sus 113 años de vida. Ha superado a César, a lo grande y con un hat trick, y ya lleva 234 goles.
 
Debutó con 17 años y 114 días de la mano de Rijkaard en 2004. Desde entonces su progresión no ha dejado de crecer y ahora mismo asusta conocer dónde se fijan los límites de su talento. Desde entonces ya ha ganado 5 Ligas, 5 Supercopas de España, 1 Copa del Rey; 3 Champions, 2 Supercopas de Europa, 2 Mundiales de Clubes, 1 Copa Mundial de Fútbol Sub-20 con Argentina y 1 Oro en los Juegos Olímpicos. Y 3 Balones de Oro consecutivos, Bota de Oro y Pichichi.
 
Este año encabeza el pichichi con 34 goles en 28 partidos (dos más que Cristiano Ronaldo) y alcanza la cifra de 54 goles en lo que llevamos de temporada. Para acabarlo de arreglar, empieza a sintonizar con el juego de la selección argentina, con la que marcó su primer hat trick en su última participación. Le falta un Mundial, cierto. Pero tiene 24 años. todo se andará. Ni Pelé, ni Di Stéfano, ni Cruyff ni Maradona habían conseguido lo que ha logrado Messi a su edad. Le queda una eternidad por delante para taparles la boca a los que aún se atreven a cuestionar su incuestionable superioridad.

 


Deja tu Comentario