2015-02-11 22:02 FC Barcelona Por: Administrador

El talento de Messi derrumba el muro del Villarreal (3-1)



Fede Peris

El Barça ha venciido con solvencia en un duelo que fue mucho más dificil y complicado de lo que el marcador aparenta. El 3-1 final se veía lejano hasta que Leo Messi, quién sino, abrió la lata y también el camino hacia la victoria superando a un rival ordenado y muy trabajado que ha complicado las cosas tácticamente,



El primer tiempo ha sido un monólogo de posesión blaugrana. El Villarreal de Marcelino planteó un partido muy cerrado, semejante a los vivido antes el Atlético de Madrid en la anterior eliminatoria. Tan trabado fue el duelo que ninguno de los dos equipos consiguió chutar a portería entre los tres palos hasta el minuto 40.

Llegados a ese momento, un Messi humano, que apenas había conseguido crear peligro ante el conjunto amarillo consiguió abrir la lata. Luis Suárez robó un balón en tres cuartos, se plantó en el área y le cedió el tanto a Messi para que el argentino fusilara el gol y acabara con la resistencia amarilla.

De hecho, a partir de ese momento el partido se abrió y Luis Suárez pudo anotar en varias ocasiones antes del descanso pero no estuvo afortunado de cara a gol, aunque el público del Camp Nou recompensó su trabajo coreando su nombre. Luego llegó el gol del Villarreal tras el descanso, aprovechando Trigueros un despiste defensivo barcelonista. Apenas se habían jugado tres minutos de la segunda mitad y la eliminatoria se le ponía muy cuesta arriba al Barcelona. Pero en la siguiente jugada Iniesta desnivelaría de nuevo el marcador a favor del Barça. Y luego Piqué, en el minuto 64 amplió diferencias de cabeza. Era su quinto gol de esta temporada. El Barça se vino arriba mientras el Villarreal se defendía como podía. Luis Suárez, muy desafortunado ante portería, generaba mucho peligro en su pelea constante con los defensas castellonenses. Y llegó el penalti en una jugada embarullada. Messi cedió los trastos de matar a Neymar para que rematara la eliminatoria, pero Asenjo le adivinó la intención.



Antes hubo un paradón de Ter Stegen, que confirmó la clase que atesora, salvando prácticamente la eliminatoria, Un 3-2 hubiera sido complicado de defender en El Madrigal. El Barça ha hecho un partido serio, ha buscado con fe la victoria y la ha conseguido. Un partido más, y ya van diez, conjugando el verbo ganar.


Deja tu Comentario