2013-09-30 18:09 Real Madrid Por: Administrador

Messi despidió a Ibrahimovic por SMS



"Lionel Messi estaba molesto, quisquilloso. Y el que lo sufría, como siempre, era Josep Guardiola. De un momento a otro, el entrenador del Barcelona había entrado en tensión, incómodo en el primer asiento del autobús. El teléfono móvil acababa de vibrar y Guardiola escrutaba la pequeña pantalla con algo de desconcierto. 'Mira esto', le dijo a su íntimo amigo Manel Estiarte.

La lectura del breve SMS le produjo a Estiarte el mismo efecto que al ex 4 del Barcelona: sacudida, desconcierto y una breve risa incrédula. Sin decirse nada, los dos amigos se dieron cuenta del peligro de ese mensaje de texto que acababa de enviar el mejor futbolista del mundo.



España vivía el otoño de 2009 y el autobús encaraba el camino de regreso tras un partido de la Liga. Los que relatan el momento difieren en cuanto a las palabras exactas, pero coinciden en el espíritu del mensaje de texto que el argentino le envió a su entrenador: 'Bueno, veo que ya no soy importante para el equipo, así que...'."

Con este sorprendente relato nos ha sorprendido el libro escrito por Sebastián Fest y Alexandre Juillard, Misterio Messi. El rosarino no es precisamente un dechado de cualidades expresivas. Es un tipo tímido al que le cuesta comunicarse. Por eso recurrió al SMS para dar a conocer su descontento a Guardiola. Pero que le cueste entablar diálogos no significa que no sea ambicioso. De hecho, muchos jugadores del Barcelona afirman que llamarle dictador es desmesurado, pero que su presencia siempre se hace notar de un modo u otro.

Y con Ibrahimovic la relación nunca fue buena. Ambos eran gallos y sólo había un corral. Echar a Messi, con dos Balones de Oro recién ganados, podía ser mortal de necesidad para el proyecto. Todal la opinión pública se hubiera echado encima de Pep. Por eso, según cuenta el libro, se vio el de Santpedor a ensñarle a Ibra la puerta de salida.



No obstante la actitud del jugador escandinavo también se lo puso fácil a Pep para elegir en una dirección acorde a los intereses de Leo. Zlatan siempre fue un tipo de lo más tozudo. "Yo sé jugar así, voy a jugar así, de delantero centro", reclamaba. Esa fue su sentencia de muerte.

Pero la tiranía de Messi se agigantaba a medida que pasaban las temporadas. Por eso, tras cuatro años en el banquillo repletos de gloria, Pep decidió quitarse de encimael problema Messi. Abandonó el Barça para probar nuevos desafíos.


Deja tu Comentario