2011-11-30 11:11 FC Barcelona Por: Administrador

Messi devuelve parte de lo que recibe



Mientras algunos jugadores cobran cifras millonarias y aun así siguen pidiendo más dinero a la hora de renovar, hay otros que demuestran su verdadera pasión por el deporte que aman y no se preocupan en robarle más dinero a sus clubes. De hecho, hay algunos futbolistas que le deben mucho a las entidades que les acogieron y que les permitieron hacerse grandes en el mundo del fútbol. Este es el caso de Leo Messi, que gracias al Barça ha podido convertirse en el mejor jugador del mundo.

Por todos es sabido que el club le pagó un tratamiento hormonal para que pudiera crecer unos centímetros más de lo previsto. Ese ha sido uno de los mayores aciertos de la entidad azulgrana, que ha rentabilizado a más no poder esa bondadosa acción con la familia Messi.



Como agradecimiento, además de regalarle títulos al Barça, el propio Leo puso en marcha en el año 2007 la Fundación Leo Messi, cuyo fin primordial es ayudar a niños desfavorecidos. Sin embargo, eso no es todo, ya que el astro argentino ha creado una beca que permitirá financiar la investigación y el intercambio de médicos entre dos hospitales argentinos (Hospital de Niños Víctor J. Vilela de Rosario y Hospital de Pediatría Garrahan de Buenos Aires) y tres centros de la ciudad condal especializados en la medicina infantil (el Hospital Sant Joan de Déu, el Vall d'Hebron y el Germans Trias).

“Es un gesto muy admirable por parte del futbolista”, señalan algunos de los becados en el Hospital Sant Joan de Déu, que perciben una ayuda mensual de 1.200 euros al mes gracias a la iniciativa de La Pulga. Con todo, el propio Messi participa personalmente en el proyecto, ya que incluso se dispuso a visitar las instalaciones durante todo un día para comprobar que el dinero que donaba tenía un fin útil.

Quedó tan impresionado que no lo dudó y decidió ayudar a los más necesitados de la mejor forma posible. Se trata de un proyecto caritativo y que, a su vez, permite ayudar a muchos pacientes a superar su propio partido. Este es Leo Messi, no sólo el mejor futbolista del mundo, sino uno de los futbolistas que menos mira por su riqueza personal y que comparte parte de su sueldo con aquellos que lo necesitan. Hacer una visita al año a algún hospital está muy bien visto, pero realizar este tipo de acciones son las que realmente ayudan, algo que deberían aprender algunos futbolistas situados en la élite. 




Deja tu Comentario