2016-02-14 22:02 Real Madrid Por: Administrador

Messi hizo trampas para anotar el 1-0 del Barça al Celta



Hoy no ha sido necesario que el árbitro expulsara a nadie del equipo rival para que el Barça venciera al Celta. Ha bastado con que el árbitro hiciera la vista gorda en varios lances del juego. Por ejemplo en el gol de Messi de falta que ha significado el 1-0 y que ha abierto el camino del triunfo al FC Barcelona y que ha llegado gracias a una trampa de Messi. No ha sido un gol legal. Pero el árbitro ha mirado para otro lado y ha ejercido de comodín del Barça. Lo habitual en este torneo liguero. El árbitro señaló falta a Neymar a 32 metros de la línea de portería del Celta. Messi decidió que estaba demasiado lejos y que ocho metros más adelante le iría mucho mejor para lograr su objetivo de anotar gol en lanzamiento directo. Y así lo hizo, con el visto bueno del árbitro. Adelantó el balón hasta 24 metros, el árbitro se mostró de acuerdo y sólo le faltó aplaudir con las orejas cuando el balón se coló al fondo de las redes del portero gallego Sergio. Sencillamente vergonzoso. Las marcas del césped retratan a Hernández Hernández, que hoy ha parecido más el jugador número doce del Barça que un árbitro que debe encargarse de que lo que ocurra dentro del campo se ajuste a lo que marca el reglamento. Y el reglamento no dice en ningún lado que un futbolista que lanza una falta esté facultado para adelantar ocho metros el lanzamiento. Parece claro que eso no es posible a no ser que uno se llame Leo Messi. En ese caso, bula absoluta. Con situaciones como esta, infringiendo el reglamento, el Barcelona puede presumir de mirar a los demás desde arriba. De penalti en penalti y de trampa en trampa.  La de hoy sólo es una más.

Deja tu Comentario