2014-03-18 16:03 FC Barcelona Por: Administrador

Messi produce pánico en el Bernabéu



Joan Tubau

El Bernabéu verá a este domingo a un Leo Messi especialmente motivado, por los palos que le ha dado la prensa de Madrid simplemente por cometer el pecado de respirar, y por una serie de alicientes que convierten  el clásico del domingo en más que un partido para Leo, que llega herido al Bernabéu. Eso lo saben los aficionados blancos, que viven en un permanente canguelo asustados por la posibilidad de que Leo Messi, una vez más, le haga un roto a su equipo.



Es cierto que programas radicales que rozan el hooliganismo, como "El Chiringuito", tiran de prepotencia y soberbia y preguntan a su audiencia por la goleada del Real Madrid al Barça el domingo, pero no es más que una pose. Pura pose. Le tienen pánico a Leo Messi y van a tratar de desestabilizar de aquí al domingo con toda su artillería pesada para que salte al césped descentrado.

Pero Messi está muy concentrado en lo que se juega su equipo y él este domingo. El Barça necesita una victoria para apartar al Madrid del liderato y reafirmar su candidatura al título liguero. Por otro lado, una victoria blaugrana serviría para reafirnar en los blancos el tradicional complejo de inferioridad que les asalta en los últimos años cada vez que tienen delante al Barça.

Esta vez, además, tienen motivos para estar preocupados porque La Pulga tiene asignaturas pendientes reservadas para este deomingo. Por un lado, desnivelar el empate que mantiene con Alfredo Di Stéfano en la tabla de máximo goleadores del clásico. Ambos han conseguido 18 goles. Por otra parte, Leo está a un gol de Hugo Sánchez, que ocupa la segunda posición del ránking histórico de goleadores de la Liga que comanda Zarra. Es decir, que con uno o más goles en el Bernabéu podría echar por tierra las proezas históricas de dos mitos del madridismo.



Por otra parte, Messi no renuncia a su candidatura por el pichichi y el Balón de Oro. Lleva 18 goles, por 25 de Cristiano Ronaldo, que no está fuera de su alcance en vista del rendimiento ofensivo que está ofreciendo el argentino en los últimos partidos, en los que ha confirmado su condición de máximo goleador del año 2014. Antes de lesionarse Messi sumaba 8 goles en 13 jornadas ligueras. Tras la lesión ha encadenado 10 goles en 10 partidos durante 2014. En el año en curso  Messi ha jugado en total 17 partidos, todos con el Barça, y ha conseguido 17 goles (10 de Liga, 5 de Copa y 2 de Champions). Cuando volvió a los terrenos de juego tras su lesión, Cristiano llevaba 20 tantos, seguido por Diego Costa con 19 y Messi estaba en 8. Ahora Cristiano lleva 25 (cinco más), Costa 22 (tres más) y Leo 18 (diez más). Son números objetivos que no admiten interpretación subjetiva. Es lo que hay.

Además, a Messi se le da especialmente bien el Bernabéu, en donde ha marcado 12 goles en sus últimas 9 visitas. Ahí está el canguelo que envuelve a los aficionados y medios afines del Real Madrid. Mucho miedo.

Deja tu Comentario