2014-02-09 22:02 FC Barcelona Por: Administrador

Messi recupera el liderato real y ahora todos están en el retrovisor (1-4)



Joan Tubau

El Sevilla ha sembrado la duda con un gol inicial en el minuto 14 que hacía presagiar lo peor, la continuidad de la pesadilla vivida el domingo pasado con la visita del Valencia al Camp Nou. Parecía que la lluvia, el campo mojado, todo se juntaba contra los jugadores del Barça, que daban la impresión de no sentirse cómodos calados hasta los huesos. Y otra vez empezaron el partido fríos, andando, sin chispa, sin velocidad y sin profundidad.



Y el Sevilla se ha aprovechado generando oportunidades claras y adelantándose en el marcador en el minuto 14 tras un nuevo error colectivo de toda la defensa que Alberto Moreno aprovechó para convertir en gol con un disparo seco que entró por debajo de las piernas de Bartra.

Este partido ya lo habíamos visto antes. Y varias veces. El Barça sale dormido y el rival le sorprende. Quedaba por ver si la sorpresa sería definitiva o si aquello tenía arreglo. Un poste del Sevilla en el minuto 28 hizo temer lo peor. Poco después Vaca dejaba en evidencia a Piqué en otro contragolpe. El 2-0 parecía más cerca que el empate a uno. Porque las ocasiones con las que contestaba el Barcelona acaban en disparos flojos e ingenuos de Xavi y Alexis.

Pero siempre hay que contar con el "factor Messi". Estando el argentino en el campo, todo es posible. Por ejemplo, que lanzara una falta en el minuto 33 para que Alexis la remataraa gol. Por ejemplo, que antes del descanso pusiera al Barça por delante en el marcador con un zambombazo desde lejos. Por ejemplo, que dejara el encuentro resuelto en los primeros compases de la segunda mitad con otro tanto marca de la casa.



Messi es mucho Messi. Hoy no ha hecho un partido excepcional, pero lo que ha hecho lo ha hecho perfecto. Es lo que se espera de un número uno mundial, que tire de su equipo cuando más se le necesita. Que no gaste energía protestando, haciendo gestos o peleándose con los rivales. Simplemente que tire de su equipo y que ejerza de líder. Y hoy lo ha hecho. Dos goles, una asistencia y un "aquí estoy yo" que tranquiliza al barcelonismo.

Aún quedaría tiempo para un cuarto gol, de ejecución magistral por parte de Cesc Fàbregas a pase de Alexis. Era el justo premio a una superioridad total del verdadero líder de la competición, del genuino, del de siempre. El fin de semana pasado se produjo un accidente y el Barça cedió el liderato. Hoy lo ha vuelto a recuperar y con el optimismo que genera entre el barcelonismo la recuperación de la mejor versión de Messi.

No ha sido un partido fácil, ha habido que ponerse el mono de faena. Pero el Barça también sabe hacerlo. Tuvo dudas en el primer cuarto de hora y se llevó su castigo. Pero luego ha surgido el gran Barça, ese equipo que ha dominado con autoridad, y domina en España y en Europa en los últimos años. Cierto que el primer gol llegó en fuera de juego. El árbitro se equivocó. Pero ahí entraron tres goles más, para que no quedaran dudas de que el Barça gana con todas las de la ley. Son otros, los que más lloran, los que más motivos tienen para esconder sus miserias.


Deja tu Comentario