2012-10-01 17:10 FC Barcelona Por: Administrador

Messi reza para que Mourinho no le levante el castigo a Ramos



Sergio Ramos, como ya antes había hecho Casillas, se atrevió a cuestionar a los métodos de Mourinho en el vestuario y con el resto de jugadores como testigos. Mourinho ni se lo ha perdonado ni se lo perdonará. Quienes siguen de cerca el día a día del vestuario blanco ya aseguran que si Mourinho sigue el próximo año en el Real Madrid -lo que está por ver- Sergio Ramos deberá hacer las maletas porque el portugués ya le ha puesto la cruz y le importa un rábano que sea campeón del mundo si no se aviene a razones y no se somete a sus caprichos.

Mourinho se cargó a Sergio Ramos de la alineación ante el Manchester City para poner en su lugar al pipiolo Varane, al que parece ser hay que dar oportunidades dado que Sergio Ramos, por lo visto, ya necesita el relevo a sus 26 años. Se le ve muy preocupado a Mourinho por dar oportunidades a los extranjeros mientras va reduciendo la nómina de españoles dignos de aparecer en sus alineaciones. Ante el Deportivo, sólo Casillas y el propio Ramos, que al quedar desplazado al lateral deja fuera a otro campeón del mundo y de Europa español, Álvaro Arbeloa.



Ramos jugó ante el Deportivo como lateral derecho. Mourinho sabe que no se lo puede cargar de la titularidad porque, le guste o no, Ramos es uno de los mejores defensas del mundo. Pero enviándole al lateral Mou le viene a decir a Ramos que prefiere al chavalillo Varane antes que él. Seguro que Del Bosque se está tirando de los pelos porque, una vez más, Mourinho perjudica a La Roja con sus decisiones. Quien no se debe tirar de los pelos es Tito Vilanova, que prefiere a Ramos en la lateral que en el centro de la defensa. Ramos es un central excepcional y un lateral simplemente correcto. La pelea de Mourinho con su jugador le puede ir de maravilla al Barça, que se encontrara a una de sus bestias negras, Sergio Ramos, desubicado.Messi también reza para que Mourinho no le levanta el castigo a Ramos y le condene a jugar pegado a la banda en lugar de mandar en el centro de la defensa.

Las rabietas de Mourinho suelen dejar el interés común del Real Madrid en un segundo plano. Porque primero es él y sus filias y fobias. El Deportivo tiró ayer una sola vez a puerta y fue gol. Lo logró Riki gracias a la inestimable colaboración de Varane, que le abrió un pasillo en el centro de la zaga blanca para que pasara. Pero eso a Mourinho le da igual. Lo importante en este momento es castigar la insolencia de Sergio Ramos, aunque sea a costa de perjudicar a su equipo.


Deja tu Comentario