2013-03-09 22:03 FC Barcelona Por: Administrador

Messi sale, marca y se convierte en leyenda del fútbol mundial (2-0)



2-0, objetvo cumplido. Messi ha marcado por decimoséptima vez en Liga de manera consecutiva. Es una prueba más de que lo suyo no es normal, de que su fútbol está en otra dimensión. A falta de que Tomás Roncero encuentra en la liga de Zimbawe un dato que mo mejore, la última referencia que tenemos de algo similar es en la liga polaca en los años treinta. Desde entonces, no se recuerda a nadie que haya sido capaz de marcar durante diecisiete partidos de liga de forma consecutiva.

El duelo del líder con el colista no ha tenido historia. El Barcelona ha dominado de principio a fin, Pinto no ha tenido que solventar ninguna acción de peligro del equipo gallego y los goles han llegado casi sin querer. El partido ha sido malo, era un simple trámite a la espera de emociones más intensas que se vivirán en este mismo escenario el próximo martes ante el Milan. Roura ha dejado en el banquillo y en la grada a nueve titulares. El equipo de gala estaba representando por Alves, Puyol, Cesc y Villa. El resto no ha formado en el once titular. Ni Piqué, ni Alba, ni Busquets, ni Xavi, ni Iniesta, ni Pedro, ni Messi han formado de salida.



El experimento ha servido para apreciar los progresos de Alexis Sánchez, que sin Messi al lado, ha brillado más que nunca esta temporada. Incluso ha roto su gafe con el gol y ha anotado el tanto que inauguraba el marcador. Luego, espesura. Thiago no conseguía hacer olvidar a Xavi, Song no era Busquets y Cesc, muy espeso, no cumplía con el papel que en condiciones normales desarrolla Iniesta. El partido ha sido soporífero. Cuatro detalles de Alexis y buenas maneras de Tello. Poco más. Lo más preocupante es que el Barça tenga una dependencia atroz de Messi. Roura se vio obligado a ponerle en juego sustituyendo a Villa en el minuto quince de la segunda mitad. Y el juego blaugrana ganó en profundidad.

Luego salió Iniesta y Busquets. El juego del Barça mejoró y Leo Messi disfrutó de la oportunidad e sentenciar el encuentro con un golazo de los suyos a poco del final, un gol que le convierte en leyenda viva del fútbol mundial. Este hombre no tiene límites. Los límites están en su imaginación. Ya lleva diecisiete partidos de liga anotando de forma consecutiva, algo que sólo está a su alcance. Son muchos los aspirantes a ocupar su trono en el fútbol mundial, pero ninguno es capaz de rozar sus récords. Lo que Messi hace, no lo copia nadie. Es imposible.

Y en eso confía el barcelonismo, que Messi alcance el martes su mejor tono y que no marque ante el Milan, que golee. Lo de hoy era un ensayo general a medio gas, El martes hará falta un poco más. Son necesarios tres goles para seguir vivos en Europa. El Camp Nou responderá mejor que hoy -ha habido huelga de animación-, y se espera que los jugadores ofrezcan otra imagen. Jugando como al Deportivo, la supervivencia del Barça en Europa peligra.




Deja tu Comentario