2012-10-21 03:10 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça gana con diez y contra doce (4-5)



Todo ha empezado de forma excelete para el Barça. De hecho, podría decirse que en el minuto 17 el partido estaba más que sentenciado después de que Jordi Alba, Cristian Tello y Leo Messi, este último después de una combinación marca de la casa con Cesc Fàbregas, que ha pisado el cuero en la frontal y la ha dejado atrás para el argentino, hicieran el silencio en Riazor con tres golazos. Tres tantos que han llegado después de que el equipo de Vilanova trasladara la intensidad que en los últimos partidos ha llevado a cabo en los lances finales al inicio, y es que los azulgranas han empezado con todo. Tres tantos que indicaban que el paseo iba a ser largo y plácido por la costa gallega. Nada más lejos de la realidad.

Nueve minutos después ha entrado en juego el invitado de piedra, Paradas Romero, para poner emoción a un partido que ya parecía muerto, y con él, la lluvia de goles. El colegiado ha señalado un penalti inexistente, pues la falta, si la había, fue fuera del área, y ha regalado la primera botella de oxígeno a los de José Luis Oltra. Una botella que han exprimido al máximo cuando minutos después Alex ha puesto el segundo para los locales. Messi ha calmado los ánimos a tres minutos del descanso con el segundo de su cuenta después de otra asistencia espectacular entre cuatro rivales de Cesc. El de Arenys ha jugado un poco más retrasado, en la posición que normalmente ocupa Xavi, y ha estado sublime.



Parecía que el Barça, pese al colegiado y al despiste en el segundo gol imponía su superioridad, pero todavía quedaba una segunda parte de infarto. Vilanova ha mantenido el mismo sistema, con Adriano y Montoya en los laterales, y Song y Mascherano como pareja de centrales. Un sistema que se ha visto truncado nada más empezar el segundo tiempo con el tanto de Riki, su segundo de la noche, y más aún a los cuatro minutos de la segunda parte, cuando el trencilla ha hecho su segunda aparición cuestionable de la noche, al mostrar la segunda amarilla a Mascherano por una entrada sobre el bigoleador en la que ni siquiera hubo falta.

Con diez en el campo y viendo la capacidad de su equipo de acercarse a la portería rival, Oltra ha decidido ir a por todas. Nelson Oliveira y Camuñas han entrado para dar aire al equipo y aprovechar al máximo la superioridad numérica. Sin embargo, el más listo entonces ha sido Leo Messi, que ha visto los huecos en la defensa rival y con un movimiento genial aprovechando una entrada de Marchena, se ha dado la vuelta, ha mareado a los centrales del Depor y ha anotado el quinto. El argentino canalizaba así su ansiedad y celebraba su inminente paternidad.

Las piernas han empezado a fallar en los azulgranas, que acusaban ya en los últimos minutos la falta de Mascherano, y así ha sido como ha llegado el cuarto de los locales, marcado por Jordi Alba en propia puerta en un despeje erróneo que ha terminado siendo una vaselina perfecta sobre Valdés, que por suerte y a pesar del empuje local y de ls subida de Aranzubia a rematar, ha sido el último de la noche.



 


Deja tu Comentario