2012-10-06 08:10 FC Barcelona Por: Administrador

Messi se crece y Cristiano se arruga en los clásicos



Aunque en el Real Madrid existe tendencia a presumir de los títulos en blanco y negro acumulados durante una època concreta muy sospechosa, lo cierto es que en los duelos protagonizados a lo largo de la historia por los dos grandes del fútbol español, las fuerzas están igualadas. El Real Madrid ha ganado 88 clásicos y el Barça 87. Es decir, que si el domingo gana el Barcelona, la historia puede quedar empatada.

Y en esa historia de clásicos el protagonismo se lo han llevado siempre los goleadores. A día de hoy, y de momento, Alfredo Di Stéfano lidera la tabla de goleadores de los clásicos con 18 goles. Tras él, un empate a 15 tantos de Raúl y Leo Messi. El argentino del Barça ha logrado esa cifra en 21 duelos contra el Real Madrid, lo que arroja un promedio de 0,71 goles por partido. Es el resultado en los clásicos de un súper goleador que ha logrado ya en su carrera algo que no está al alcance de nadie. Absolutamente nadie: 20 hat tricks , un poker y un repoker. Lo nunca visto. Incluso el Real Madrid ya ha sufrido en sus carnes lo que es un hat trick de Leo Messi, el futbolista que peor se lo hace pasar a Iker Casillas. Fue en 2007 y Leo solo se encargó de neutralizar los tres goles conseguidos ese día por el Real Madrid en el Camp Nou. Al margen de este hat trick, Leo le ha endosado también dos dobletes a los blancos y un total de 8 goles en Liga, 5 en la Supercopa de España y 2 en la Champions League.
 
Leo parece haber descubierto este año una nueva dimensión dentro de su fútbol. Ahora parece estar más pendiente del éxito colectivo que del suyo propio; más interesado en buscar a sus compañeros para facilitarles el gol que de reclamarlo. Veremos con qué Messi se encuentra Mourinho mañana, si con el estilete que desborda en profundidad buscando el gol o el que baja al centro del campo para inventar la jugada que permitirá marcar a sus compañeros.
 
El que seguro que no cambia es Cristiano Ronaldo, fiel a su concepto egoista del fútbol en el que sus goles están por encima de todo, incluso del resultado que pueda cosechar su equipo. Y lo demuestra con su peculiar manera de celebrar los goles: abriendo los brazos y dejándose abrazar. Qué diferente de Leo Messi, que cuando marca le falta tiempo para señalar al compañero que le ha facilitado el gol.
 
De momento Cristiano Ronaldo está muy lejos de las cifras de los grandes de los clásicos, Di Stéfano, Raúl y Messi. Ha disputado 15 clásicos y ha marcado 8 goles, poco es para lo que suele ser habitual en él. Los promedios habituales del portugués se sitúan en torno al gol por partido. Cuando tiene el Barça delante el promedio baja a la mitad. Y es que frente al Barça, Cristiano Ronaldo se diluye. Una cosa es marcarle un hat trick al Deportivo aprovechándose de dos penaltis y lograr otros tres ante una banda como el Ajax, y otra salir triunfante ante el mejor equipo de la historia y frente a 98.000 incondicionales que no sólo no le adoran, sino que le detestan.
 

 

Deja tu Comentario