2014-04-09 23:04 FC Barcelona Por: Administrador

Messi se cuela en el campo sin pagar la entrada



Joan Tubau

De la misma manera que no se le han regateado elogios cuando se los ha merecido, hoy Messi se ha borrado del partido y ha dejado al Barça con diez jugadores frente a un Atlético motivadísimo y con el hambre de gloria que le falta a estos jugadores del Barça que hoy vestían de negro, un color muy adecuado para la ocasión. Negro para la defunción de un equipo que ha marcado una época y que está dando sus últimos coletazos.



El Barça no ha estado a la altura, sus hombres clave han fallado. Sólo Neymar en la primera parte ha dado sensación de verdadero peligro. Los demás, como ya empieza a ser peligrosamente habitual: andando. Y andando ya no se gana a nadie. Y menos al Atlético. Precisamente porque el equipo ha estado espeso, porque la defensa daba pena y porque el centro del campo se mostraba asfixiado, los aficionados barcelonistas esperaban de su ídolo algo, un golpe de genio, un detalle que les recordara a todos que a Messi hay que subirle el sueldo porque ya no es el futbolista mejor pagado del mundo.

Pero Messi ha sido sólo un espectador más. Se ha colado en el campo sin pagar la entrada y ha visto el partido en primera fila gratis. Nada, absolutamente nada que hiciera recordar al excelentísimo jugador que es. Ni sus compañeros han sabido encontrarle ni él ha buscado la pelota, como hacía antes, para resolver por su cuenta lo que los demás no eran capaces de arreglar. Pero Messi no ha buscado la pelota. Simplemente no ha estado. Y pronto sus compañeros han entendido que ni estaba ni se le podía esperar, y lo han intentado sin él. Pero con un Xavi que ya no es lo que fue, un Iniesta espeso y un Cesc descontrolado, era difícil que de aquel desbarajuste táctico saliera algo bueno.

Queremos pensar que el inminente Mundial no tiene la culpa del absentismo de Messi. Cuando está bien lo decimos. Y cuando está mal no podemos mirar hacia otro lado. Messi no sólo ha jugado el peor partido desde que viste de blaugrana, sino que ha arrastrado a sus compañeros al naufragio porque si el líder de este equipo se esconde, los demás ya no saben qué hacer.



El borrón de Messi esta noche es mayúsculo. Tiene dos oportunidades para arreglarlo: Liga y Copa del Rey. Más de lo mismo empezaría a ser peligroso e incluso cuestionaría su continuidad en el Barça. Alguien que aspira a ser el mejor pagado del mundo no puede saltar al campo con esa actitud. Es inadmisible.


Deja tu Comentario