2012-02-20 02:02 FC Barcelona Por: Administrador

Messi se disfraza de Messi y el campeón alcanza la excelencia (5-1)



El Valencia se atrevió a adelantarse en el marcador y lo pagó muy cara. Piatti aprovechó un despiste defensivo para poner el 0-1. Un dato anecdótico, porque fue el Barça el único equipo sobre el campo. Un vendaval que sin piedad se llevó por delante a los Emery.

Buena culpa la tuvo Messi. Despertó la bestia. El delantero argentino ofreció la mejor versión de su juego. Un despliegue de calidad imparable para el equipo rival. Que ni con faltas detuvo a un Messi desequilibrante. Aunque, eso sí, el crack tuvo en la inspiración de Iniesta una asociación inmejorable.



El Barcelona mantuvo sus números impecables en el Camp Nou. 12 partidos, 11 victorias y el empate cedido ante el Sevilla. 47 goles a favor y 37 en contra. Los de Guardiola dieron un recital, un monólogo azulgrana y el mejor partido de Liga en la temporada.

El Barça mereció tres o cuatro goles más, pero el balón no quiso entrar. Cesc mandó un balón al larguero y Messi, también. Un resultado que incluso se quedó corto por el dominio y las ocasiones del equipo de Guardiola. El técnico ya había aparecido como protagonista.

Primero por su cara de póker en la renovación. “No lo tengo claro y tengo que estar convencido”, sostuvo en la previa del partido. Segundo por la alineación, toda una declaración de principios con nueve jugadores formados en la cantera azulgrana.



Xavi, regreso goleador

Faltaban también Dani Alves y Mascherano por acumulación de tarjetas y Pep dio salida a Montoya, en el lateral derecho. Entró despistado y erró en el gol ché, pero apoyado por sus compañeros se sobrepuso para atacar y guardar la ropa.

Alexis sigue creciendo y levanta la pasión del respetable con sus actuaciones. El chileno es cada vez más atrevido y peligroso. Volvió Xavi para probarse de sus molestias en el sóleo. Sustituyó a Iniesta y se encontró perfecto de sus problemas y remató el partido con el quinto del Barcelona.

Capítulo aparte merece la actuación arbitral. Turienzo Álvarez, el colegiado del robo en Cornellà-El Prat, que escamoteó un claro penalti por manos al Barça, dejó otra vez impronta de su negación. El Barça fue muy superior, pero Turienzo escamoteó dos penaltis. Uno por falta a Cesc y otro por manos de Rami, que un resultado apretado    hubiesen dado que hablar.

El Barça arrolló con su juego al Valencia. Una exhibición de Messi y del equipo, que fue dedicada al aficionado y un recado al Madrid, que volvió a ganar contra diez y con ayudas del colegiado. De eso, claro, Mou ni mu. Pero el Barça no necesita ayuditas, ni penaltis ni expulsiones del rival para ganar los partidos con el sudor de su frente.


Deja tu Comentario