2012-10-04 16:10 FC Barcelona Por: Administrador

Messi se gana en el campo su cuarto Balón de Oro



Ya se ha puesto en marcha la campaña de marketing para llorar el Balón de Oro a Cristiano Ronaldo. Cuentan en Madrid que ése es uno de los motivos por los que la vedette portuguesa estaba triste, que "su" prensa no le respaldaba de forma incondicional. Florentino lo ha solucionado de un plumazo y ya están todos los medios de la capital exigiendo el premio para su amado futbolista.

Sucede que este chico tiene muy mala suerte. Si no existiera Messi se habría repartido los Balones de Oro con Iniesta y con Xavi y seguramente ya tendría dos o tres. Pero ha tenido la desgracia de que Messi ha nacido y tiene que compartir su carrera futbolística con él. Y, tratándose de Messi, no queda más remedio que asumir la evidente inferioridad. De lo contrario, como sostenía el tío de Rafa Nadal, corre el riesgo de pasarlo muy mal dejándose llevar por la angustia de una frustración que no le permitirá nunca alcanzar el nivel de número uno.



Cristiano Ronaldo tampoco va a ganar este año el Balón de Oro. No ganó nada con su selección y sólo logró un título el año pasado con el Real Madrid mientras que en la presente temporada, a ocho puntos del Barcelona, tampoco parece que vaya a protagonizar un gran año. Otros han ganado más títulos y más importantes que él. Y otros han marcado más goles y más bellos que los suyos. Lo tiene muy mal otra vez. Y más si sigue fallando goles a portería vacía como en Vallecas. No es suficiente con presentar una fría y amplia estadística de goles, muchos de ellos conseguidos desde el punto de penalti, hay que llenar el historial de contenido con goles de bella factura, con asistencias, con detalles que confirmen que es un futbolista que juega para el equipo y no una vedette que va por libre.

Leo Messi va a ganar su cuarto Balón de Oro de forma consecutiva y será el primer jugador en la historia de este deporte que consigue una gesta de esta naturaleza. Y lo conseguirá porque jamás este planeta vio a un futbolista como él. Al margen de lo conseguido la temporada pasada (82 goles y 29 asistencias), su temporada 2012/13 está siendo impecable. Y va a ser su equipo quien le lleve a lo más alto. A diferencia de lo que sucede con Cristiano Ronaldo en el Real Madrid, serán los compañeros de Messi en el Barceloa quienes le encumbren a lo más alto. Hasta ahora hemos conocido su faceta goleadora aprovechándose de los servicios de los otros jugadores. Este año estamos descubriendo a un Messi igual de incisivo y más solidario, más pendiente de hacer ganar a su equipo que de sacarle brillo a su nombre, más pendiente de buscar al compañero para que marque que de marcar él. Messi ha conseguido esta temporada alcanzar la perfección, la excelencia como futbolista. Y esto no sólo se disfruta en el Camp Nou y se sufre en el resto de la España que no es culé. Eso lo ve el mundo entero, porque las imagenes de la magia que Messi inventa en todos sus partidos dan la vuelta al mundo.

El Barça ha ganado sus dos últimos partidos oficiales: en el Sánchez Pizjuán ante el Sevilla y en Da Luz frente al Benfica. El Barça ha marcado cinco goles en ambos partidos, y en los cinco ha intervenido Leo Messi, aunque no marcara. Y el Barça ha ganado los dos partidos, porque se trata de que gane el Barça no de que gane Leo Messi.



A lo largo de 2012, el año que se somete a votación, Leo Messi ha establecido un récord goleador imposible de superar en el pichichi, en la Bota de Oro y en la Champions League. 2012 ha sido el año de los récords...para Leo Messi.

En la temporada 2012/13 su incidencia en el juego de su equipo, el mejor equipo de la historia del fútbol, es espectacular. De los 10 partidos que ha jugado el Barça esta temporada, Leo ha marcado en 6, y suma 10 goles sobre el total de 26 que ha logrado el FC Barcelona. Es decir, que interveniene de forma directa en el 61% de los goles que consigue el Barcelona.

Pero lo mejor de Leo no es lo que consigue sino cómo lo consigue. Por eso y porque, sencillamente, es el mejor jugador que ha pisado jamás un campo de fútbol, los periodistas, seleccionadores y capitanes del mundo del fútbol volverán a apostar por la magia de Messi y castigarán la soberbia de las vedettes que no soportan la frustración de la derrota y que creen que marcando muchos penaltis podrá confundir al mundo y situarse a la altura del mejor.

Un año más, la suerte está echada.

 

 


Deja tu Comentario