2014-04-20 15:04 FC Barcelona Por: Administrador

Messi se va a enterar hoy de que no se puede ir del Barça nunca



Joan Tubau

En las últimas semanas se ha extendido el rumor de que la directiva de Bartomeu se quiere sacar de encima a Leo Messi. El nerviosismo ha cundido en el barcelonismo, aunque tales rumores carecen de fundamento y no obedecen más que a estrategias malintencionadas, unas con origen en Madrid y otras en el mismo entorno del club, que desean que Messi desaparezca de la faz blaugrana para debilitar al Barça, lo que favorecería los deseos madridistas de unos y el iobjetivo de recuperar el poder de otros.



Pero la directiva de Bartomeu no está haciendo otra cosa que velar por los intereses de los socios que la eligieron. Están trabajando para conservar a Messi ofreciéndole un nuevo contrato y, a la vez, velando por los intereses del club buscando fórmulas imaginativas que permitan a las dos partes salir ganando.

La cuestión es que en el entorno blaugrana se ha instalado en las últimas semanas la idea de que el club quiere traspasarle y que él quiere marcharse. Nada más lejos de la realidad. El club es consciente de la importancia que Messi ha tenido en la época más gloriosa de la historia del Barça, para nadie es un secreto de que incluso en la época de Guardiola el Barcelona ganó muchos partidos y muchos títulos simplemente porque la inspiración divina de Messi los resolvió a su manera. A donde no llegaba la estrategia del técnico o el esfuerzo de sus compañeros llegaba él con su talento. Por otra parte, su reacción en Madrid, después de anotar su último hat trick ante los blancos, besándose el escudo no era gratuita. Era la expresión del sentimiento del futbolista más grande de todos los tiempos hacia el club que le ha permitido llegar a donde está. Y esa imagen, la del beso del escudo en el Bernabéu, hizo mucho daño a los enemigos del Barça que buscan enfrentamiento donde sólo hay deseo de continuar.

Todo eso es lo que esta noche le va a agradecer el Camp Nou a Leo Messi, independientemente de que pogramas ponzoñeros quieran hacernos creer desde Madrid que a Messi sólo le preocupa el Mundial y que pasa del Barça. La desilusión por los tres últimos partidos es grande, pero no se pueden borrar con tres partidos los diez años de alegrías que ha proporcionando Messi. Ese es el problerma: si Messi da alegrías, el otro proporciona miserias a los suyos. Y eso les llena de rabia.



 


Deja tu Comentario