2014-07-09 23:07 FC Barcelona Por: Administrador

Messi ya está a un paso de ganar el único título que le falta (0-0)



Fede Peris

Parece  increible, pero es cierto. Dos equipos que juntan en un terreno de juego a futbolistas de la talla de Messi, Lavezzi, Agüero, Higuaín, Robben, Sneijder o Van Persie han salido a disputar la segunda semifinal del Mundial de Brasil con la intención de no perder y sin la más minima intención de alcanzar la final superando al rival. De lo que se trataba era de impedir que el contrario fuera mejor. Y los dos equipos, Argentina y Holanda, han saltado al campo con un pánico atroz, más pendientes de no cometer fallos atrás que de buscar el acierto delante. Daba la sensación de que, si por alguna de esas cosas, uno de los dos marcaba, el otro sería incapaz de igualar el marcador.



Y ese pánico se ha visto reflejado en los dos equipos durante los 90 minutos y también durante la prórroga de 30 más. Cuesta creer que un equipo que tiene a Messi en sus filas pueda plantear un partido para jugársela a la ruleta de los penaltis. De la misma forma, tampoco puede entenderse en la Holanda de Robben. Son jugadores que pueden desequilibrar, desnivelar un partido. Pero no lo han hecho, porque no se han dado las circunstancias. El encuentro ha sido soporifero y sin apenas nada destacable.

Ahora lo fácil es bautizar a Alemania con el calificativo de favorita después de su exhibición de ayer. Craso error. En la primera semifinal sólo exitsió un equipo. En la de hoy habían dos equipos igualados que se temían mucho. Alemania no encontrará en la final con Argentina las facilidades que le dio Brasil en la semifinal. Será otro partido, y que nadie piense en otra goleada, porque esa Alemania es la misma que las pasó moradas para dejar fuera a Nigeria. La misma que dio síntomas de flaqueza ante Ghana.

Tampoco Argentina alcanza la final por la puerta grande. Ha dejado demasiadas dudas por el camino. Argentina y Messi, del que hoy se esperaba mucho más de lo que ha hecho. Está a un paso de redondear su carrera. A una victoria de añadir a su historial el único título que le falta. Pero lo que estamos viendo en Brasil, especialmente en los ultimos partidos, no es la mejor versión de Messi. Hoy ha aparecido un par de veces y han saltado las alarmas en la defensa holandesa. Pero sólo un par de veces.Y eso es muy poco para el mejor.



Al final todo se ha resuelto en los penaltis. Van Gaal se ha dejado de experimentos y ha permitido que los afrontara su portero titular. No ha parado ni uno. Romero, en cambio, ha detenido dos, uno de ellos a una de las estrellas holandesas, Sneijder. Argentina no ha fallado y se cuela en la final. Dos del Barça contra uno del Madrid y otro que está al caer. El Mundial se acaba y ahí estará Messi, para finiquitarlo.


Deja tu Comentario