2014-11-19 12:11 FC Barcelona Por: Administrador

Messi ya habló más claro sobre su "marcha" hace seis meses



Fede Peris

"Quiero mucho a este club, pero si dudan de mí no tengo ningún problema en irme". Eso es lo que dijo Leo Messi hace apenas seis meses, cuando estampó su rúbrica en el último contrato firmado por el FC Barcelona. Nada ha cambiado desde entonces. Y los que sí dudan de él, que da la casualidad de que están en Madrid, entienden que Leo quiere irse. Los que no dudan de él, que están en Barcelona y forman parte del club, están encantados de que Leo Messi sea feliz en el Barça y quiera seguir vistiendo de blaugrana. ¿Dónde está el problema? Eso es lo que duele en Madrid y a lo que se agarran para intentar debilitar al Barcelona forzando la marcha de Messi. 



El 20 de mayo Messi decía: “Muchas veces dije que el Barcelona es mi casa, pero el día que la gente no quiera más que estemos ahí no lo voy a estar. Quiero mucho a este club y si hay que gente que no me quiere, que duda de mí y prefiere que me vaya, no tengo ningún problema”. Y en ese mismo pensamiento sigue a pesar de los tergiversadores e intoxicadores profesionales que miran hacia otro lado cuando Cristiano Ronaldo dice: "¿Volver al Manchester United? ¿Quién sabe?". Eso se tapa, lo de Messi se magnifica. 

Y ahora Messi se ha limitado a mantener la misma idea: él es feliz y quiere seguir. Sólo si no le quisieran se iría. Lógico, natural y humano. Nadie desea estar en donde no le quieren. Ni siquiera Messi. A Olé dijo ayer en sus polémicas declaraciones: "Muchas veces lo dije. Que si por mí fuera me quedaría siempre. Pero como dije recién, no siempre se da todo lo que a uno le gusta. Más en el fútbol, que es tan cambiante y que pasan tantas cosas. Es complicado, más en los momentos que está pasando hoy el Barcelona". 

Pues eso, tienen que pasar muchas cosas para que Messi cambie de opinión. Y una campaña orquestada desde Madrid no será suficiente para hacerle variar su idea. Que piensen en otra cosa.



 



Deja tu Comentario